Sergio Ramos | EFE

Sergio Ramos corta una cabeza en el Real Madrid a 24 horas del Clásico

stop

El capitán se carga a un crack de cara al Camp Nou

05 de febrero de 2019 (14:14 CET)

Sergio Ramos tiene muy claro que la eliminatoria de Copa del Rey ante el Barça va más allá de un Clásico más. El capitán del Real Madrid sabe que su equipo tiene la oportunidad de dar un golpe encima de la mesa y demostrar que el proyecto no es tan flojo como muchos creen y que los de Ernesto Valverde no son tan temibles.

Es por eso que el central le ha dejado muy claro a Santiago Solari que, de cara al primer partido ante los culés, lo más importante es sacar un buen resultado. Si los Messi, Suárez y compañía les golean, ni el Bernabéu podrá dar la vuelta a la eliminatoria.

 Sergio Ramos  | EFE

Sergio Ramos corta una cabeza

De ahí que el ‘4’ del Real haya cortado una cabeza a 24 horas del partido. Y esa no es otra que Gareth Bale. El capitán del Madrid tiene motivos más que suficientes para no querer ver al galés en el campo mañana.

Por un lado, a nivel deportivo, Ramos prefiere que sea Lucas Vázquez quien ocupe en flanco derecho. ¿Bale aporta más en ataque? Sin duda, pero la labor que hará el español cubriendo las subidas de Jordi Alba no las hará en ningún caso el de Cardiff.

En el Madrid saben que buena parte del peligro del Barça parte de la conexión Messi-Alba, con lo poner un perro de presa como es Vázquez encima del catalán es una buena manera de, al menos, intentar limitar sus peligrosas llegadas.

Por otro lado, más allá de lo deportivo, Ramos tampoco cree que Gareth se merezca estar en ese once. Entre otras cosas porque el cabreo que lleva el central con el delantero es de los gordos.

 Bale| EFE

El capitán, harto de Gareth Bale

Ramos está harto de ver como Bale va a los suyo, no se integra, no forma parte del grupo y, además, en el terreno de juego tampoco es que sea precisamente un tipo muy solidario. Al contrario de lo que ha ocurrido con Karim Benzema, que esta temporada parece otro a todos los niveles, Bale continúa siendo un tipo muy frío y desconectado.

Veremos qué decisión acaba tomando Solari pero todo apunta a que Bale, de nuevo, empezará un partido grande en el banquillo. Eso sí, Ramos estará encantando de que así sea.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad