Sergio Ramos amplía su entramado empresarial

stop

El futbolista del Real Madrid abre nuevas vías de negocio fuera del fútbol

Sergio Ramos se pone farruco con Florentino Pérez | EFE

05 de octubre de 2016 (19:06 CET)

El defensa del Real Madrid Sergio Ramos continúa con su expansión empresarial. El camero ha decidido pasarse al sector inmobiliario y al de la asesoría e inversiones, siempre de la mano de su guía espiritual en el mundo de los negocios, Julio Senn. De hecho, ya tenía relaciones con empresas del sector, aunque era ajeno a su control. Ahora, sin embargo, comienza a implicarse por primera vez directamente en la gestión de las compañías.

Este mes de agosto, el futbolista entró en el consejo de administración de la compañía Desarrollos Inmobiliarios Los Berrocales, una firma con casi 13,5 millones de euros de capital social y con sede en plena calle Serrano de Madrid. A la cabeza de esta compañía se encuentra José María Ramos, padre de Sergio, un activo empresario del tocho. José María controla, desde mediados del año pasado, la inmobiliaria sevillana Interup.

El defensa merengue llegó a la inmobiliaria de su padre mediante la pantalla de una de sus sociedades, Sermos 32, otra inmobiliaria donde cuenta con el apoyo de Julio Senn, antiguo director general del Real Madrid. En marzo del 2016, la plana mayor de Senn Ferrero Sports & Entertainment aterrizaron en esta empresa como apoderados, con la misión de sacar rendimiento a las inversiones de Sergio Ramos.

Entre centros comerciales y yeguas

En el mes de abril, Senn nombró a Sergio Ramos administrador único de la firma Albis Inversiones, una empresa dedicada a "la realización de todo tipo de estudios económicos financieros y comerciales", además de dedicarse a negocios inmobiliarios "incluidos aquellos relativos a la gestión, administración, fusión y concentración de empresas", así como a la teneduría de libros y a la auditoría y asesoría fiscal. Sergio sustituía en esta compañía a su padre, que el 5 de abril dejaba su cargo de administrador único.

No obstante, esta empresa no le era ajena al defensa del Real Madrid: Albis Inversiones es una de las compañías a través de la que el futbolista invierte dinero, por ejemplo, en la Yeguada SR4, una de sus grandes aficiones y su cumplido sueño de poseer caballos con los que competir a nivel internacional.

El defensa participa en Albis Inversiones también a través de Sermos 32. Y esa compañía fue la que hizo servir, por ejemplo, para invertir en el centro comercial El Marquesado, en Espartinas. Ramos también tiene intereses en Gestora Mediterránea de Infraestructuras, que el año pasado abrió un aparcamiento en el centro de la ciudad de Marbella.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad