Sergio Ramos y Marcelo | EFE

Sergio Ramos a puñetazos: Benzema, Bale y Marco Asensio o “Si no lo cogen lo mata” (o lo que pasó al final del clásico)

stop

El capitán de los blancos y la bronca tras el 5-1 en el Camp Nou

28 de octubre de 2018 (18:33 CET)

Sergio Ramos no dormirá nada bien esta noche. El capitán del Real Madrid ha sido uno de los protagonistas de la dolorosa derrota de los de Julen Lopetegui en el Camp Nou. Y es que los blancos se han llevado un buen palo de su visita a la ciudad condal. Cinco goles, pero podrían haber sido muchos más.

Al margen de diez minutos en los que el Real apretó y puso de los nervios al Barça, los de Ernesto Valverde pasaron muy por encima de un Madrid descompuesto. Y, como no podía ser de otra forma, el lío se formó al acabar el encuentro en el vestuario visitante.

Casemiro | EFE

Sergio Ramos la lía

Y el principal protagonista fue el capitán blanco. Y es que, tal y como cuentan desde dentro, el defensa explotó: gritos, puñetazos a las taquillas, broncas…un drama. Sergio alzó la voz y disparó contra todo y contra todos.

Falta de actitud, una plantilla descompensada, una táctica que ni funciona ni convence, unos cracks que han desaparecido y un banquillo inoperante. Este Madrid es un desastre y Ramos lo sabe.

Sabe que el equipo está en un pozo que cada vez se está volviendo más y más profundo. Y está cabreado. Se le vio cabreado tras el pitido final. Gritos a todos.  “Si no lo cogen lo mata”, advierten desde dentro.

A Benzema por, una vez más, desaparecer en partidos grandes. A Bale, con quien ya tiene una relación más que complicada, al que le recriminó que no hubiese dado el paso adelante que hace meses que se lo pide.

Gareth Bale  | EFE

Por su parte, Marco Asensio no es que tuviese mucha culpa, pero lo que queda claro es que el mallorquín vuelve a tener el rol de suplente. Partido grande, partido que empieza desde el banquillo.

Y todo esto con un Lopetegui que sabe que tiene las horas más que contadas. Florentino Pérez ya está buscando nuevo míster tras una derrota que entra, por desgracia para los blancos, en sus libros de historia. Un baño en el Camp Nou. Y Ramos a gritos. El lío está más que servido.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad