Sergio Ramos | EFE

Sergio Ramos a Florentino Pérez: “Fiestas, noches y desmadre”. Lío (y gordo) en el Real Madrid

stop

El capitán pone sobre aviso al presidente blanco

04 de julio de 2019 (10:49 CET)

Se acerca. Que Paul Pogba es uno de los jugadores que quiere Zinedine Zidane para su nuevo proyecto es de dominio público en el Real Madrid. Es una de sus peticiones a Florentino Pérez desde que regresó al equipo blanco. Y en los próximos días se decidirá si su fichaje se lleva a cabo o no. El jugador está citado para regresar a los entrenamientos y el domingo el Manchester United se va de gira, y ello puede precipitar su fichaje o no por el Madrid.

El presidente, por su parte, prefiere a Christian Eriksen. Un fichaje que le saldría más económico al club que el de Pogba, por el que el United pide 170 millones de euros.

Eriksen, por su parte, termina contrato el año que viene y no tiene intenciones de renovar, y el Tottenham tendrá que abrirle las puertas si no quieren ver como se marcha el próximo año con la carta de libertad.

Operación Eriksen | EFE

Además, Pogba pretende mantener la ficha que ostenta en el Manchester y que asciende a 17 millones de euros por temporada. Y si Florentino accede a sus peticiones, pronto tendrá cola delante de su despacho con algunos cracks merengues dispuestos a pasar por caja.

Los pesos pesados no quieren a Paul Pogba

Pero el mandatario no es el único que no quiere a Pogba en el equipo. Sergio Ramos y algunos pesos pesados no quieren verlo ni en pintura. Y ya se lo han trasladado a la cúpula.

Al de Camas y al resto de pesos pesados no les genera confianza Pogba. Algunos le consideren un tipo conflictivo. Opinan que su incorporación podría convertirse en un problema para el vestuario madridista.

Pogba, en el centro de la polémica

Por ejemplo, no olvidan el pulso que le echó a José Mourinho la pasada temporada y que fue una de las razones, al margen de los malos resultados, por las que el técnico luso salió por la puerta de atrás.

El míster le quitó la capitanía y le dio un toque de atención en varias declaraciones. Pero el francés, lejos de rebajar los humos, respondió con una conducta cuestionable. Todavía corre por la red el vídeo en el que se le veía pasarlo en grande con Pereira y Shaw en un palco VIP en un partido de la Copa de la Liga en el que no fueron convocados, mientras los red devils perdían el choque y se quedaban fuera de la competición.

O su conducta fuera de los terrenos de juego. De los días que Pogba está pasando en Nueva York han llegado voces al Madrid que hablan de “fiestas, noches y desmadre”, y afirman fuentes cercanas al crack y al club británico que esta tónica se repite en ocasiones en Manchester. Y así las cosas, Ramos y compañía prefieren no meter un polvorín en el vestuario como Pogba.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad