Isco Alarcon | EFE

Sale la basura de Isco (y huele que tira para atrás): “Sergio Ramos, ¿por qué lo tapas?”

stop

El centrocampista andaluz está en el punto de mira

17 de junio de 2019 (12:33 CET)

El futuro de Isco Alarcón está en el aire. El andaluz no es uno de los descartes de Zinedine Zidane, pero se presenta difícil con los fichajes que está perpetrando el Real Madrid que el año que viene tenga los minutos que desea. Tiene pinta de que el curso próximo se parecerá bastante a la temporada que acaba de terminar. No será un peso pesado para Zizou, sino más bien un actor secundario.

Una situación que tiene al jugador estudiando la posibilidad de salir del club.  Yes que no es solo el cuerpo técnico donde Isco se ha quedado sin aliados.

Desconfianza absoluta en Isco Alarcón

En la directiva no le perdonan que amenazara con irse al Barça cuando estaba negociando su renovación con el conjunto merengue. Unos tonteos con el eterno rival que le han costado a Florentino 7 millones de euros netos por temporada.

 

Mientras tanto, en la grada pocos siguen apoyando al de Arroyo de la Miel. No consideran que sea un jugador entregado a la camiseta que viste, sino más bien un crack que piensa más en sí mismo que en el equipo. Y en la memoria de muchos continúa el encaramiento con la afición en el partido que el Madrid perdió contra el CSKA de Moscú (0-3). “¿Qué queréis hijos de p…?”, desafió el crack.

Resultado de imagen de isco grada CSKA moscu

Pero, sobre todo, es en el vestuario donde se ha disipado la confianza en el centrocampista. "Sergio Ramos, ¿por qué lo tapas?”, preguntan muchos en el entronor madridista, donde saben que Alarcón es cada vez menos bienvenido en el grupo merengue.

Como escribió en su momento Juan Luis Galiacho en El Confidencial, algunos le consideran “un traidor” y “tiene dobleces como persona”. Y los episodios en los que ha denotado pasotismo el último año, y no han sido pocos, le han dejado en el punto de mira de los pesos pesados. No le ven un jugador comprometido.

El último feo de Isco

Y este sábado tuvimos una prueba de que la relación entre los pesos pesados y el crack merengue está en horas bajas. Concretamente, la ausencia de Isco en la boda de Pilar Rubio y Sergio Ramos. El jugador y su pareja, Sara Sálamo, formaban parte de los invitados, pero no se les vio el pelo ni en la ceremonia ni en la fiesta posterior. Isco está completamente desconectado.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad