Rebelión en el vestuario del Madrid contra los niños mimados de Zidane

stop

Las decisiones técnicas alertan a la plantilla blanca

Villarreal - Real Madrid | EFE

22 de septiembre de 2016 (20:39 CET)

No lo entienden. Las cosas no salen. Zinedine Zidane va recuperando efectivos a medida que pasan las semanas y el curso avanza, pero sin embargo, parece que la mejor versión que se vio del Real Madrid fue cuando la temporada dio el pistoletazo de salida. La BBC estaba en la enfermería y James Rodríguez relegado al banquillo blanco, aun así, el equipo tenía su idea clara y se veía un juego que encandilaba.  

A medida que ha avanzado el año, el equipo titular ha vuelto a ganarle la partida a las jóvenes promesas, aunque contradictoriamente el juego ha ido a menos. En la pretemporada y las primeras jornadas de la Liga Santander, el cuadro de Zidane era un equipo compacto y que de principio a fin ponía en alerta a sus rivales. Sin embargo, a día de hoy, el conjunto acumula unos partidos en los que, salvo el resultado, no ha convencido. Los goles in extrmis le han salvado el cuello.  

El malestar entre los compañeros 

Todo esto parece que está generando un runrún en varios jugadores del vestuario merengue. Ante el regreso de los grandes cracks, Zizou no lo ha dudado y ha quitado a esos jugadores, más secundarios, que tan buen papel habían hecho. Cristiano Ronaldo y Karim Benzema tienen un lugar privilegiado e intocable. James, por su parte y por 'consejo' del presidente blanco, también empieza a tener un lugar fijo en la titularidad. Esta realidad no cae bien en la plantilla merengue, ya que los jugadores ven como los cracks se imponen a los teóricos suplentes indiferentemente de cuál sea su rendimiento en el campo. 

Ante el Villarreal se vio un claro ejemplo de ello. Cristiano, aunque no estaba brillando, no fue cambiado. Lucas Vázquez y Álvaro Morata entraron, pero el cambio se produjo demasiado tarde, por lo que el margen de maniobra fue muy limitado. Zidane escogió a los que 'debía', sabiendo que no están al 100%.  

Estas decisiones técnicas empiezan a generar malestar entre varios sectores de la plantilla, ya que el equipo ve como están yendo de más a menos. La temporada es muy larga y, como ya reconoció el propio Zizou, no siempre se puede salvar el duelo in extremis.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad