Acuerdo PSG-Zidane. “Se acaba de firmar”. Incorporación para el Real Madrid 2020-21 | EFE

Rebeldía. Exige su venta al Real Madrid. Traicionó a Zidane y ahora pide perdón

stop

Se arrepiente de no haber fichado antes por el equipo de la capital

04 de junio de 2020 (12:18 CET)

El centro del campo es una de las zonas que más preocupa a Zinedine Zidane de cara a la temporada que viene. El técnico galo solo ha podido contar esta temporada con cuatro jugadores cuya posición natural está en la medular: Casemiro, Toni Kroos, Luka Modric y Fede Valverde. Y no quiere tener carencias de nuevo el curso que viene.

De hecho, el técnico ya apreció el problema la pasada temporada. Por eso el míster pidió por activa y por pasiva a Paul Pogba. El entrenador francés quería a su compatriota como nueva piedra angular del equipo. Y lo puso en la lista de objetivos prioritarios junto a Eden Hazard.

Pogba se desvanece

Pero su fichaje no convencía a Florentino Pérez. El presidente consideró excesivos y sobrevalorados los 180 millones de euros que pedía el Manchester United. Y también los 17 millones de euros limpios de sueldo que cobraba en Old Trafford y que pretendía mantener en el Santiago Bernabéu. Una cantidad que le hubiera generado más de un quebradero de cabeza con jugadores como Sergio Ramos o Modric, que llevaban tiempo pidiendo una mejora de contrato.

Los planes B de Florentino Pérez

Así las cosas, Florentino puso algunas alternativas sobre la mesa de Zidane. Van de beek era uno de ellos. Mientras que el otro gran nombre era el de Christian Eriksen.

El danés, además, terminaba contrato en junio de este año, lo que ponía su fichaje a tiro del Real Madrid. Podría haber salido a low cost el pasado verano. 

Operación Eriksen | EFE

Zidane no veía con malos ojos su fichaje. Pero la prioridad del entrenador era Pogba. Y consideraba que dosificando a Modric no hacía falta otro fichaje que no fuera el del jugador red devil.

Y ante las dudas, el jugador finalmente terminó quedándose en el Tottenham y firmando por el Inter de Milán en el mercado invernal a cambio de un precio ridículo de 20 millones de eurosEriksen temió que firmar por el Madrid significara terminar relegado en el banquillo. Que se tradujera en que Zidane no lo considerara titular indiscutible. Y dado que el Madrid tampoco apretó, se decidió por el equipo italiano. 

Cambio de escenario

Ahora, sin embargo, la situación ha cambiado completamente. Por un lado, Eriksen no está contento en el conjunto neroazurro. No se considera imprescindible con Antonio Conte. No ha llegado a contar con la confianza plena del técnico italiano y no ha encontrado la oportunidad que esperaba.

Algo que considera que ahora sí puede conseguir en el Real Madrid a medio plazo. Porque Modric termina contrato en junio de 2021. Y en el club no hay intenciones de renovarlo, lo que derivará en una salida este verano si Florentino no quiere ver como se marcha el año que viene con la carta de libertad.

Eriksen se arrepiente

Tanto es así que ya le ha hecho saber a su agente que si existe una posibilidad de salir rumbo al Santiago Bernabéu, de rectificar en su decisión del pasado curso y vestir de blanco, mueva los hilos necesarios. El crack se arrepiente enormemente de su decisión.

Pero habrá que ver que opinan en el Real Madrid. La prioridad del fichaje de Eriksen ha pasado a un segundo plano. Van de Beek está muy cerca de fichar por el equipo blanco. Y Florentino hará una última intentona por Pogba.

Paul Pogba | EFE

Las condiciones de Florentino Pérez

Si finalmente el francés no llega y Florentino consigue dar salida a Modric, James Rodríguez y Mariano Díaz, se planteará lanzarse a negociar por su incorporación. Y, sobre todo, su se rebaja el sueldo sustancialmente, dado que aprovechando que se fue del Tottenham a un precio low cost, reclamó un sueldo importante que también podría desestabilizar el ecosistema salarial de la casa blanca. En caso contrario, Eriksen será descartado automáticamente.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad