Real Madrid-Atlético en la final de Milán: la Champions de los mediocres

stop

Los de Zidane superan al Manchester City en un partido soporífero, indigno de unas semifinales europeas

Sergio Ramos y el Cholo Simeone, líderes del Real Madrid y el Atlético, finalistas de la Champions 2016 | EFE

04 de mayo de 2016 (23:43 CET)

Real Madrid Club de Fútbol y Club Atlético de Madrid. Son los finalistas de la Champions League dos años después. Final española en Milán. San Siro será testigo del triunfo del fútbol español por cuarto año consecutivo. Pero la Champions será objeto de una de sus temporadas más tristes, donde se confirman los pronósticos de Diario Gol: la verdadera final se jugó el martes y se impuso el que menos lo merecía. Pero fútbol es fútbol.

Esta Champions bien podría ser bautizada como la de los mediocres. Y es que si bien uno de los finalistas es el gran abanderado del antifútbol, con el cholismo del juego sucio, rácano y lleno de artimañas como bandera, el otro finalista es el Real Madrid de la flor en el culo. Un equipo que sin jugar a nada se ha plantado en la final tras superar a una endeble Roma, sufrir horrores con el dócil Wolfsburgo y doblegar a una broma de Manchester City que no hizo ningún chute a puerta en el Bernabéu. El Madrid pasó la eliminatoria con un solo gol, sin apenas correr.

La hinchada del Barça asiste estupefacta a una enorme decepción donde el equipo llamado a ganarlo todo –y tenía argumentos más que de sobra para hacerlo, pero fue víctima de un bajón físico que lo impidió– verá la final entre dos máximos rivales por televisión. Y el gran dilema de los socios e hinchas del Barça es: ¿Con quién voy? ¿Cuál me cae peor?

Dos rivales, dos enemigos

El Atlético del Cholo Simeone se ha convertido en un férreo enemigo del Barça esta temporada por cómo ganó y pasó la eliminatoria en el Calderón. El césped más largo de lo normal, las provocaciones, pérdidas de tiempo y lloros desmedidos a los árbitros fueron los verdaderos argumentos del cholismo para vencer a un Barça que tampoco estuvo fino. Esa misma estrategia de Simeone sirvió para tumbar al Bayern de Pep Guardiola.

El otro finalista es el eterno rival. Un equipo que después de protagonizar una temporada de ridículo, ha conseguido sacar cabeza a última hora y postularse como candidato al doblete: Liga y Champions. Como el propio Atlético. Los de Zidane ganan, pero no convencen, y solo son favoritos a ganar la undécima por historia, ya que los de Simeone, a pesar de todas sus tretas, son mucho más equipo. El reto del Barça es saber aprovechar esto para atar la Liga.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad