Leo Messi| EFE

“Que se vaya con Messi”. Florentino Pérez sale de la negociación (y cierra un ‘plan B’ galáctico en 24 horas locas)

stop

El presidente del Real Madrid desestima una operación y centra sus esfuerzos en esta otra

31 de mayo de 2019 (11:56 CET)

En el baile de fichajes que se producirá este verano entre algunos grandes de Europa, uno de los nombres que más está dando de qué hablar es el de Antoine Griezmann. El delantero del Atlético de Madrid será uno de los cracks que este verano cambiará de aires.

El propio delantero lo comunicó mediante un vídeo colgado en internet, en el que señaló que había tomado la decisión de irse del conjunto colchonero.

Uno de los destinos posibles que más ha sonado es el FC Barcelona. Los blaugrana eran los que estaban mejor situados para llevárselo el año pasado. Pero el atacante galo finalmente decidió rechazar la propuesta culé y quedarse en el Atlético.

Antoine Griezmann se aleja por primera vez

Aquello dolió mucho en la ciudad condal. El comportamiento de Griezmann fue tomado como una puñalada a la entidad culé, donde decidieron olvidarse del crack galo.

Pero de nuevo esta temporada el nombre del jugador volvió a la mesa de Josep Maria Bartomeu. El jugador se arrepentía de su decisión y volvía a cambiar de parecer. No quería seguir en el conjunto colchonero.

Griezmann vuelve al entorno culé

Mientras tanto, su cláusula de recisión pasaba a ser de 120 millones a partir del 1 de julio, lo que hizo que en el Barça se replantearan su contratación. Pero los culés no han sido los únicos que han entrado en la puja.

Florentino Pérez y el Real Madrid también han tanteado el entorno del jugador. La incorporación de Antoine sería perfecta para cubrir la más que posible baja de Gareth Bale, al que Zinedine Zidane no quiere ni en pintura en su futuro proyecto.

Gareth Bale

Florentino Pérez mete mano

Además, los blancos podían ofrecerle mantener su domicilio en la capital, sin que su cambio de club hubiera supuesto modificar su vida.

Sin embargo, el jugador no ha dado una respuesta al Madrid. Y la información que le ha llegado al presidente merengue ha llevado a los responsables a retirarse de la operación. “Que se vaya con Messi”, comentan en los pasillos del Santiago Bernabéu.

Esta novedad es que, tal y como informó El Larguero, Griezmann ya tendría firmado un acuerdo con el Barça desde marzo. Es decir, hace tres meses que el francés se ha comprometido con el equipo culé.

Además, las sonrisitas de Clement Lenglet cuando este jueves le preguntaron por el futuro de Griezmann no hacen más que reforzar la información que sitúa al galo en el Camp Nou a partir de este verano.

Florentino Pérez descarta a Griezmann y se centra en Jovic

Pero atención, porque después de rechazar la operación Griezmann, Florentino y los miembros de la planta noble del Santiago Bernabéu no se han quedado de brazos cruzados. Los dirigentes ya están trabajando en un plan B. Y hay alguno que está realmente cerca.

Luka Jovic es uno de los objetivos del conjunto merengue. El delantero del Eintracht de Frankfurt ha sido una de las revelaciones de la temporada y en Chamartín están decididos a ir a por él. Y ojo, porque Jovic no es el único objetivo.

Luka Jovic | EFE

Otros grandes de Europa se están entrometiendo en el posible fichaje de serbio, lo que está elevando su precio hasta cantidades que Pérez no está dispuesto a pagar. Y por si finalmente el precio se va de madre, Florentino ya tiene un plan C.

Mauro Icardi, en la recámara

Como recoge Diario Gol este viernes, Mauro Icardi vuelve a estar en la órbita del Real Madrid. Antonio Conte, nuevo entrenador del Inter de Milán, no le quiere en el equipo. La salida de Icardi era una de sus condiciones para entrenar al equipo italiano. Y los mandatarios neroazurri ya le están buscando un destino. Y ese, si Jovic se aleja, podría ser el Madrid.

30 años (y más cosas) del Milan de Sacchi campeón de Europa

Un Real Madrid que verá como el Liverpool o el Tottenham lo sustituyen como rey de Europa con la final de la Champions que disputarán ambas escuadras este sábado, 1 de junio, en Madrid.

Un competición, la ahora Champions, antes Copa de Europa, que este año celebra el 30 aniversario de la victoria del Milan de Arrigo Sacchi en la final del Camp Nou contra el Steaua de Bucarest (0-4) después de eliminar a la ‘Quinta del Buitre’ en semifinales con una ‘manita’. Un equipo, éste de Sacchi, que cambiaría el fútbol para siempre.

Y es que Italia, que siempre ha olido a ‘catenaccio’, vivió un antes y un después del Milan de Arrigo, al que apodaron “Don Nadie”.

La prensa italiana disparó con bala cuando una tarde Silvio Berlusconi, el empresario que había tomado el control del Milan para subirlo a lo más alto, preguntó a uno de sus fieles colaboradores: "¿Cómo se llama el entrenador del Parma?". "Arrigo Sacchi", contestó el interlocutor. "¿Arrigo qué?", cuentan que insistió Silvio con cara de asomo. “Sacchi, Arrigo Sacchi”, reiteró aquel hombre al máximo mandatario. 

El Milan acababa de caer en la Copa de Italia de la mano del Parma de Arrigo, un equipo recién ascendido, y Berlusconi jamás volvería a olvidar ese nombre.

El capo de la entidad lombarda, el mismo día que anunciaba la contratación de Sacchi por el club ‘rossonero’, tuvo que leer mofas y risas en la diarios de la época que no daban un duro por la apuesta innovadora de Berlusconi, un Sacchi al que la prensa apodó como el “Don Nadie”. La burla duraría poco.

La dupla formada por Berlusconi y Sacchi transformaría el calcio desde su unión en 1987 y dejaría un legado único que aún hoy persiste. Un equipo irrepetible que se resume en una idea:  la valentía y la visión que tuvieron los emprendedores del proyecto, Silvio, y otro pilar fundamental, Ennio Doris, socio de Berlusconi y fundador de Grupo Mediolanum, patrocinador principal de aquel Milan.

Hombres que pusieron en marcha un modelo distinto, adelantado a su tiempo, que marcó una época y anticipó el futuro. Una período dorado plagado de chismes, anécdotas y curiosidades que se detallan en el siguiente video.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad