Sergio Ramos y Gerard Piqué | EFE

Piqué suelta la bomba más bestia de Sergio Ramos a Messi, Luis Suárez y Coutinho

stop

El central blaugrana se va de la lengua

06 de marzo de 2019 (16:08 CET)

Ojo porque la derrota de anoche del Real Madrid ante el Ajax va a suponer una auténtica revolución en el Santiago Bernabéu. Hay quien opina que el ciclo actual de jugadores ha llegado a su fin y que deben cambiarse muchas cosas.

Entre ellas el entrenador. Hay quien había olvidado que Santiago Solari llegó como un parche tras la marcha de Julen Lopetegui. Ayer quedó más que claro que el argentino será uno de los que hará las maletas al final de la temporada.

El problema es que algunos de los candidatos que están sonando para hacerse cargo del equipo no es que generen especial ilusión entre los pesos pesados del Madrid.

 Solari

La bomba de Sergio Ramos

De hecho, uno de ellos ya está dando de qué hablar: Jose Mourinho. El luso, como bien saben Gerard Piqué, Leo Messi, Luis Suárez y Philippe Coutinho, está entre los candidatos al banquillo blanco.

Un Mourinho al que Sergio Ramos no quiere ni ver. De hecho, como ya le ha hecho saber el central blanco a su amigo Piqué, no sería de extrañar que, si Florentino acaba optando por ‘repescar’ a Jose, él haga las maletas.

Y es que no es ningún secreto que Ramos y Mourinho acabaron más que mal en la etapa del portugués al mando del Real. Y, ahora que ya han pasado unas cuantas temporadas, el poder de Sergio en el vestuario es mucho mayor que entonces.

Jose Mourinho| EFE

Ahora el andaluz hace y deshace en Valdebebas a su antojo, algo que no cuadra con el hacer de Mourinho. Dos caracteres muy fuertes que ya han convivido y que no tienen intención de volver a hacerlo.

Faltan meses aún para que se sepa definitivamente quién será el nuevo míster blanco y para ver qué jugadores siguen o no a partir del próximo verano. Lo que parece claro, como bien saben en el Camp Nou, es que será difícil ver a Mourinho y a Ramos de nuevo juntos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad