Zinedine Zidane y Florentino Pérez | EFE

Piqué o el galáctico que cuelga el teléfono a Florentino Pérez: “¿Zidane? No, gracias”

stop

El presidente madridista se queda sin uno de sus objetivos

13 de marzo de 2019 (20:00 CET)

Florentino Pérez sigue trabajando en tantear el mercado de cara a la próxima temporada. Tras los tropiezos de la semana pasada, que dejaron al equipo blanco sin opciones a ningún título esta temporada, el objetivo era reconducir la situación de crisis que se había implantado en Chamartín.

Zidane llegó al Real Madrid

El primer paso se dio el lunes, cuando Zidane fue presentado como nuevo técnico blanco. Sin embargo, esa no será la única modificación de cara a la próxima campaña. Ni mucho menos. Y es que serán muchos los cambios que experimente la plantilla madridista, después de haber sido conscientes de las carencias del equipo.

Zinedine Zidane | EFE

Entre los fichajes que sonaban era un delantero centro. Ya que uno de los males que ha perseguido al club merengue, en este curso, ha sido la falta de gol. Benzema era uno de los que tenían la responsabilidad de ejercer como delantero goleador, pero sus números se han vuelto a quedar cortos.

Icardi, objetivo blanco

Por eso, uno de los objetivos que se había abierto en las últimas semanas para reforzar esa posición era Icardi. El delantero del Inter lleva unas semanas cabreado y enfrentado con el club italiano y su agente estaba moviéndose para buscar una salida al futbolista.

Florentino lo sabía y, además, se precio no era muy caro. Alrededor de 100 millones de euros podrían ser suficientes para convencer al Inter y al futbolista.

La negativa del argentino

Sin embargo, la llegada de Zidane ha hecho cambiar de opinión al argentino: “¿Zidane? No, gracias”, son las palabras que se han pronunciado en el entorno del delantero. Y es que se considera que con el francés en el banquillo, Benzema tendrá un puesto asegurado y complicaría la titularidad indiscutible del atacante neroazzurri.

Ese cambio de idea ya lo conocen en el Barça, que veían como un enemigo de Messi podía ser la referencia goleadora del eterno rival. Ahora, parece que esa opción se esfuma. El jugador quiere quedarse en el Inter.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad