"Para venderlo hay que ponerlo". Una filtración de Zidane pone patas arriba el vestuario del Real Madrid    

stop

Las presiones al cuerpo técnico

Zidane recibe presiones para alinear a un suplente | EFE

14 de febrero de 2017 (16:31 CET)

Limpieza a fondo. Con la temporada en pleno auge, el Real Madrid ya cuenta los días para el próximo mercado estival.

El cuadro de Zinedine Zidane se mantiene vivo en dos competiciones –Liga y Champions-, por lo que sobre el verde trabajan a destajo. Ahora bien, Florentino Pérez y los suyos miran más allá y dan las primeras puntadas del nuevo proyecto.

La planificación de la secretaría técnica es total. Y es que desde el seno merengue se trabaja para elaborar una lista de compras y ventas.

Ni más ni menos que un refuerzo para cada demarcación es lo que el presidente madrileño le ha prometido a Zizou. Ahora bien, para que entren nuevas caras, deberán salir jugadores de la caseta blanca. Deben llenar el saco.

Nuevas perlas para descorchar un ciclo ganador

El mandamás blanco ya planea la limpieza que se vivirá el Santiago Bernabéu en los próximos meses. Las viejas glorias deben volar para dar paso a nuevas perlas con más proyección.

En este caso, no solamente se plantea la salida de algún jugador veterano, sino que Florentino ha situado en la puerta de salida a otros cracks.

Como ya es costumbre, uno de estos astros que está en la palestra es James Rodríguez. El centrocampista colombiano no ha conseguido brillar en el Madrid. El cafetero no goza de continuidad y la incertidumbre le persigue.

Tanto es así que el pasado verano ya estuvo en el escaparate. No llegaron ofertas suculentas y Florentino le cerró la puerta. El pasado invierno ocurrió más de lo mismo.

El plan para revalorizar a James

El magnate madrileño fichó al centrocampista por 80 millones de euros en 2014. No le dejará marchar tan fácilmente. Quiere recuperar buena parte de la inversión hecha.

Para lograrlo, parece ser que la plana mayor merengue ya tiene un plan entre manos. Deben revalorizar al crack para poder llamar la atención de los peces gordos. James tiene cartera, pero tras tanto tiempo en la recámara, su caché ha caído en picado.

Ante esta situación, las órdenes que llegan al cuerpo técnico blanco son claras: deben ayudar y apoyar al colombiano para que firme su resurgir. Si no juega, su caché seguirá a la baja. No se lo pueden permitir.

Por ello, los consejos que llegan a Zidane no dejan lugar a dudas. James debe volver a brillar en el Santiago Bernabéu para que las ofertas vuelvan a ser al alza. Está a la venta, pero no le dejarán volar por menos de 60 'kilos'. Las ofertas reales no llegan.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad