"No podía ni andar…". Palo interno al 'amigo' de Florentino Pérez en el vestuario del Real Madrid

stop

El gran damnificado del primer empate

Manuela Carmena y Florentino Pérez, con la Champions en el Ayuntamiento de Madrid

23 de septiembre de 2016 (16:19 CET)

No está al nivel. La temporada no ha empezado de la mejor manera para el Real Madrid. El cuadro de Zinedine Zidane empezó rindiendo a un nivel más que alto durante la pretemporada y durante los primeros encuentros ligueros, pero sin embargo, estas sensaciones no se han ido manteniendo semana tras semana. El equipo, con muchas piezas de los teóricos suplentes, dio el pistoletazo de salida dejando buenos resultados, pero a medida que Zizou ha ido recuperando efectivos, las sensaciones han ido menguando. Cierto es que los resultados han llegado, aunque con serias dificultades.  

Frente a ello, son varios los señalados dentro del vestuario blanco. El empate ante el Villarreal fue la gota que colmó el vaso. Los futbolistas no convencieron y el cuadro blanco no jugó a prácticamente nada. En este caso, uno de los cracks analizados con lupa fue James Rodríguez. El colombiano salió, por segunda vez consecutiva, en el once titular. De hecho, tras una temporada defendiendo un rol residual en el banquillo merengue, el centrocampista sudamericano parecía que empezaba a resurgir. Zidane, probablemente por presión del presidente madridista, le ha ido dando protagonismo en estos últimos encuentros.  

El runrún en el vestuario gana fuerza 

Sin embargo, parece que el resurgir de James no es total. El colombiano no fue cambiado en todo el partido, pero tampoco ofreció su mejor versión. A partir de la segunda parte, el cansancio se apoderó de él y sus intervenciones fueron a menos. Aun así, Zizou no le cambió. Isco Alarcón y Marco Asensio estaban en el banquillo esperando su turno, pero el técnico francés no consideró que debiera cambiarlo. Finalmente, Rodríguez acabó disputando los 90 minutos. 

Según desvelan fuentes internas de la entidad madrileña a GOL, esta decisión ha despertado el runrún entre sus compañeros. Los jugadores vieron como la exigencia del partido se le quedó grande al centrocampista. James aún no está al nivel deseado, por lo que su cambio se debió producir en un momento u otro. Sin embargo, parece que las presiones desde la directiva por darle protagonismo y amortizar los 80 millones de euros que costó, le pasaron factura a Zidane. No efectúo un cambio que parecía más que cantado. No lo entienden.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad