"No lo vendas al Barça", Florentino Pérez bloquea un fichaje para el Real Madrid de Zidane por teléfono 

stop

El presidente blanco boicotea la operación galáctica de Bartomeu para contentar a Messi 

Florentino Pérez tiene una emboscada al Barça | EFE

29 de abril de 2017 (11:22 CET)

Florentino Pérez está en modo ataque. El presidente del Real Madrid lleva más tiros pegados en esto del fútbol que Billy El Niño.

El aviso llegaba alto y claro al Real Madrid y Pérez descolgaba el teléfono: el Barça va a por Bernardo Silva sí o sí.

La renovación de Messi –hecha- pivota en dos grandes máximas. Un sueldo de crack, lo tendrá. Y un proyecto ganador –están en ello-.

El '10' pide un nuevo 'cerebro' al Barça. La salida de Xavi Hernández, la decepción con Rafinha y el estado decadente de Andrés Iniesta obligan a la entidad azulgrana a mover ficha.

Verratti, Coutinho y Bernardo Silva conforman el trio de ases para contentar al argentino y recuperar un estilo Barça que se deshace como un azucarillo en el café. De los tres vendrá uno. Y es uno el que preocupa especialmente en el eterno rival.

Florentino Pérez avisa a Jorge Mendes: "No lo quiero en el Barça". Si el capo de Gestifute mueve a Bernardo Silva del Mónaco, el Real sacará la chequera.

El Madrid lleva el último curso realizando un marcaje al hombre al portugués. Los informes son excelentes. Al punto de dejar a Verratti y Coutinho -calidad/precio- a años luz.

El Barcelona tuvo atado a Bernardo el pasado verano y ahora vuelve a ser una prioridad. Mendes puso la contratación del jugador cuando su nombre no sonaba ni en Francia sobre la mesa de un Barça que condicionó la operación a la salida de Arda Turan. No se movió.

El turco pidió cobrar la totalidad del contrato firmado a los capitostes del Camp Nou para irse con viento fresco. Y la negativa desde las alturas fue total.

Turan se ha pegado un nuevo año al sol, mientras Florentino aprieta por un jugador con ADN Barça. Mendes está avisado. También el Barcelona.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad