Neymar | EFE

Neymar (y uno del Barça): el cambio de cromos (y Florentino Pérez está metido hasta el cuello)

stop

La loca operación a tres bandas con el Madrid y el Barça de por medio

11 de octubre de 2018 (11:57 CET)

Que Neymar es una de las debilidades del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, no es ningún secreto. Lo es desde que pisó por primera vez la Ciudad Deportiva de Valdevebas cuando el brasileño apenas tenía 14 años. Desde entonces siempre le ha tenido en el punto de mira. Incluso durante los años en los que estuvo en el FC Barcelona.

El pasado verano muchos daban por hecho el fichaje de Ney por el Real. Rumores que empezaron en los inicios del crack en el Paris Saint-Germain.

Se tuercen las cosas para Neymar

La pelea que tuvo el sudamericano con Edinson Cavani por lanzar un penalti en pleno partido y que los cracks del vestuario se posicionaran al lado del uruguayo en este episodio fue el detonante de los rumores.

A todo ello se sumó que con el paso de los partidos muchos aficionados pusieron en duda que valiera  los 222 millones que el club francés pagó por él.

Mientras tanto, el jugador tenía cada vez más  dudas de haber fichado por el club galo. Si se fue del Barça fue porque con Leo Messi al lado le sería muy difícil aspirar a los trofeos individuales como el Balón de Oro o el The Best, pero consideró que el PSG y la Ligue 1 eran un equipo y una competición de bajo nivel.

Las voces que situaban al jugador fuera de París se multiplicaron con la lesión que sufrió el astro brasileño en un partido contra el Olympique de Lyon, entre la ida y la vuelta de los octavos de final de la Champions League contra el Madrid.

Neymar  | EFE

Neymar huye del PSG

El futbolista se marchó a recuperarse a Brasil de cara al Mundial de Rusia, y muchos afirmaron que las intenciones de Ney  eran no volver a pisar Paris más que para recoger sus bártulos. Decían que no quería saben nada más del PSG.

Una situación que apuntaba a que Florentino Pérez lo pondría todo para vestir al brasileño de blanco. Más aun después de la salida de Cristiano Ronaldo rumbo a la Juventus de Turín. El carioca pintaba que iba a ser el relevo del luso.

Neymar se aleja del Madrid

Pero su contratación subía demasiado. Nasser Al-Khelaïfi no iba a dejar marchar tan fácilmente a su crack en el primer año. Algunos cálculos situaban la operación en 900 millones de euros entre fichaje, prima de fichaje, sueldo e impuestos. Una cifra exagerada que Florentino no estaba dispuesto a soltar.

Ya no solo por no participar en la inflación del mercado de fichajes. Con las obras del estadio en el horizonte y la necesidad de rejuvenecer la plantilla, el desembolso hubiera hipotecado al club.

nuevo santiago bernabeu real madrid 23512

Florentino Pérez, a la espera

Pero el próximo verano será diferente. Al-Khelaïfi tendrá la mano más suelta. Sobre todo si Ney sigue sin ser el súper crack que esperaban en París. Y con Kylian Mbappé en el equipo, la necesidad por Neymar disminuye.

Así las cosas, Florentino tiene más que decidido que no pasa del próximo verano que no vista al ex del Barça de blanco. Una operación que podría provocar un efecto dominó con dos equipos de la Liga española.

Griezmann, la siguiente pieza del dominó

Si Florentino se lleva a Ney, el PSG buscará  un sustituto, y en  el Parque de los Príncipes ya tienen escogido al sustituto.

Este es Antoine Griezmann, del Atlético de Madrid, que gusta  y mucho a los responsables del club de la capital francesa. Además, la idea de juntar a los dos delanteros del país galo más poderosos pone caliente a más de uno en París.

Griezmann o Florentino Pérez saca la porquería: “¿Lo sabe Simeone?”  | EFE

Dembélé cierra el círculo

Y para sustituirlo, en el Atleti barajan varias opciones, pero una se presenta de lo más asequible. Y está en el Barça. Es Ousmane Dembélé.

El galo jugaría en la misma posición de Griezmann, cayendo a la banda, y su perfil se adaptaría mejor a un sistema como el del Cholo Simeone, más basado en el contraataque.

Asimismo, su fichaje no sería por una cifra muy descabellada. En el club culé tiene cada vez menos sitio y, si la cifra sobre la mesa se acerca a la base que pagó el club por el jugador de 105 millones, Josep Maria Bartomeu le abriría las puertas de par en par.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad