Neymar entra en una operación a tres bandas (y Florentino Pérez la tiene cerrada)

stop

El presidente del Real Madrid recoge el guante del astro brasileño con el visto bueno de Cristiano Ronaldo

05 de mayo de 2018 (12:11 CET)

Acuerdo entre las partes. Luz verde a la operación Neymar. El sueño más húmedo de Florentino Pérez se puede hacer realidad el próximo mercado de fichajes.

Apunta a convertirse en el culebrón del verano. Al astro brasileño ya le va bien. Tras realizar una temporada mediocre en su primer año en París, Neymar necesita que se habla de él. Si no es por lo que hace sobre el césped, que sea por lo que ocurre fuera de él.

Ser el fichaje más caro de la historia –con diferencia: 222 millones de euros– le sirvió para gana una cota de popularidad que no tenía ni en el FC Barcelona.

Cuatro años a la sombra de Leo Messi fueron demasiado para un crack que aspira a ser el mejor del mundo. Vio claro que nunca superaría al '10' del Barça, el Dios intocable de la religión azulgrana. Y así será por los siglos de los siglos.

La situación es distinta en Madrid. Cristiano Ronaldo también está en los altares de la gloria blanca, pero su figura siempre ha sido más discutida. En cuanto baje el nivel, los medios madrileños no tardarán en llevarlo a la guillotina.

Neymar, asesorado por su padre, cree que el Real Madrid es el club que mejor se adapta a su crecimiento profesional: el proyecto deportivo es ambicioso y ganador. Además, a la actual estrella ya no le quedan tantos años de éxito.

El fin de los días de Cristiano Ronaldo se acerca y Neymar sabe qué pasos debe dar para ganar esa carrera. Lo primero, mensajes de admiración absoluta hacia CR7.

Neymar hace la rosca a Cristiano Ronaldo

El objetivo es ganarse la confianza de Cristiano. Hacerle ver que no es su rival, que no llega para enterrarlo, sino para convertirse en su mejor aliado y ayudarle a agrandar su leyenda.

No es lo mismo vivir uno o dos años a la sombra del crack luso que hacerlo eternamente a la derecha del padre, que es Messi. Al final, Neymar lo ha visto claro.

Neymar tranquiliza a Cristiano Ronaldo | EFE

Por este motivo, ya se dice en Madrid que Neymar estaría encantado de jugar con Cristiano Ronaldo. Que es su nuevo reto deportivo.

Salió mal de Barcelona y tiene la excusa perfecta para vender la traición: atacara a la directiva de Bartomeu. En París las cosas le han ido peor, con lo cual también será comprensible que fuerce su salida. Todos los pasos están cuidados al máximo para dañar su imagen al mínimo.

Florentino Pérez está encantado de ver esa predisposición. Y más tras asumir que el fichaje de Neymar por el Madrid debía aguardar hasta el verano de 2019.

Los acontecimientos se pueden precipitar porque Neymar está apretando para que así sea. El astro brasileño ha visto la luz y no quiere perder más tiempo en París.

Las preocupaciones de Neymar y Florentino

La principal preocupación del ex del Santos es que Florentino tiene que fichar a una estrella este verano. La salida de Gareth Bale está cantada y debe llegar otro crack para reemplazarle.

Gareth Bale y su rajada más bestia a Cristiano Ronaldo | EFE

Neymar sabe que ahora es el momento de aprovechar la situación. Su sueño es el Real Madrid, siguiendo la estela de uno de sus cracks más admirados de infancia: Ronaldo Nazario.

El fenómeno triunfó en el Barça, marchó al Inter y terminó dando sus mejores años al Real Madrid. Nunca quedó como un traidor, porque utilizó un puente. Así se libró del efecto Figo.

Si bien está clara la preocupación de Neymar, más obvio todavía es el gran problema de Florentino Pérez: cómo cerrar una operación tan costosa.

El presidente blanco ha hecho bien las cosas en los últimos años. Compras económicas y ventas millonarias. Las deudas están prácticamente liquidadas y las arcas del Real Madrid a rebosar.

Pese a todo, los 250 millones de euros que costaría el fichaje sumados al brutal salario que pide Neymar y los complementos, primas y variables disparan la operación.

Emirates y Adidas entran en juego

Es por este motivo que Florentino se ha movido bien en la sombra: tiene una pareja de ases en la manga. Uno se llama Fly Emirates. El otro, Adidas.

El presidente del Real Madrid está en fase de renovar los acuerdos de patrocinio más importantes del club blanco. El patrocinador principal de la camiseta y el sponsor técnico.

Florentino no contempla ningún escenario que no sea, como mínimo, doblar las cifras que percibe en la actualidad. Emirates tiene que poner un mínimo de 70 millones de euros. A poder ser, 80.

Adidas, por su parte, al fin se ha bajado del burro y convertirá al Madrid en el club mejor pagado por su firma, superando así al Manchester United.

Ello reportará a la caja del Bernabéu un mínimo de otros 100 millones de euros anuales que, en función del cumplimiento de objetivos, se podrá elevar a los 150 millones de euros. Podríamos hablar de más dinero todavía si el Madrid gana la tercera Champions consecutiva.

Una operación de semejantes magnitudes garantizará al Madrid un ingreso próximo a los 200 millones de euros cada año. Una gestión impecable que servirá para traer a Neymar.

Los tiempos se han acelerado, pero el crack brasileño está poniendo todo de su parte. Y lo hace porque sabe que en la recámara está Mohamed Salah. Si Florentino Pérez logra esquivar el peso del Fair Play Financiero de la UEFA, Neymar estará cerrado este verano.

Salah tiene la primer enganchada con Cristiano Ronaldo ( y es de las fuertes) | EFE

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad