José Mourinho | EFE

Mourinho lo cierra con Florentino Pérez: ¡Operación bomba en el Real Madrid!

stop

El técnico luso quiere pescar en el conjunto de Zinedine Zidane

17 de diciembre de 2019 (14:34 CET)

Ha cambiado mucho el panorama en el Tottenham desde que el pasado 20 de noviembre José Mourinho fue nombrado nuevo entrenador del conjunto británico. Cuando el técnico luso cogió las riendas del equipo sustituyendo a Mauricio Pochettino, el equipo andaba decimocuarto a 20 puntos del líder y a tres puntos de los puestos europeos.

Ahora, menos de un mes después, los londinenses son quintos y ya están en puestos que dan acceso a las competiciones continentales. Los Spurs están de vuelta.

Giro de 180 grados

Entre Premier League y Champions League, los ingleses han jugado 7 partidos saldados con cinco victorias y dos derrotas, siendo una de ellas contra el Bayern de Múnich en el intrascendente último partido de la fase de grupos de la Champions League, donde los Spurs ya estaban clasificados como segundos de grupo. Siete choques en los que, además, el Tottenham suma 19 goles a favor y 12 en contra.

Jose Mourinho| EFE

Un nuevo panorama que ha cambiado los planes de los responsables británicos. Antes de la llegada de Mou, estaban valorando la opción de perpetrar importantes cambios en la plantilla. Estudiaban la salida de varios efectivos importantes para acumular cash y renovar el equipo. Pero todo ha cambiado.

Craks como Harry Kane, Dele Alli o Son Heung-min, que ya estaban preparando las maletas para dar el salto a un equipo que le garantizara luchar por títulos importantes, han dejado sus conversaciones aparcadas a la espera de los resultados que se den en los próximos meses.

Sin embargo, hay un crack que ya se encontraba con pie y medio fuera del club con el que no cambiarán los planes.

Eriksen sigue en la rampa de salida

Este no es otro que Christian Eriksen. El danés termina contrato en junio de 2020 y ha rechazado todas las ofertas de renovación que le han puesto sobre la mesa. Y sus intenciones pasan por cambiar de aires en el mercado invernal o en el estival. No hay vuelta atrás.

El luso querría contar con Eriksen. Al menos hasta final de temporada. Pero el máximo responsable de la entidad, Daniel Levy, no quiere dejarlo salir con la carta de libertad cuanto termine el curso. Prefiere venderlo a un precio low cost el próximo mes de enero. Más aun con el Real Madrid al acecho como está desde hace tiempo. Y a Mourinho no le queda otra que tragar.

Mourinho propone un cambio de cromos

Sin embargo, el míster no se va a quedar con los brazos cruzados. El técnico tiene una petición. Quiere meter a un crack del Madrid en la salida de Eriksen. Y tiene dos opciones sobre la mesa: los dos hijos pródigos del Tottenham.

El primero de ellos es Luka Modric, que ya fue una de sus piezas imprescindibles en su etapa en el Madrid. Además, conoce el club británico como nadie. Y Mou considera que puede aportar muchas cosas positivas al conjunto Spur.

El otro jugador en cuestión es Gareth Bale, que también le dio muchas alegrías cuando coincidieron en el Madrid. José estaría encantado de formar una dupla Kane-Bale. Y como Modric, también conoce profundamente el conjunto británico.

Dos futbolistas a los que, además, Levy estaría encantado de acoger de nuevo, y que tampoco verían mal cambiar de aires. Bale juega por necesidad, no porque Zidane le quiera. Y el galés lo sabe.  Mientras que Modric, tendría la oportunidad de vivir una última aventura en el fútbol de élite europeo y a las órdenes de uno de los técnicos que mejor rendimiento le ha sabido sacar.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad