Mourinho llama a Florentino Pérez (y pone patas arriba al Real Madrid)

stop

El entrenador luso marca su territorio

La fiscalía acusa a Mourinho de defraudar una millonada a Hacienda EFE

20 de junio de 2017 (10:55 CET)

No, no y no. Tres veces negaría Mourinho a Cristiano.

El declive del entrenador portugués en el Real Madrid coincidió con la ruptura en la relación con el Balón de Oro. La estrella del banquillo y la del campo se pusieron la cruz, y Mourinho no está dispuesto a perdonarlo.

Cristiano Ronaldo está haciendo toda la presión posible para recalar en el Manchester United. Los aficionados de los red devils le ven como un hijo pródigo que vuelve a casa, y guardan un gran recuerdo del joven Cristiano.

Mourinho, en cambio, es consciente de que Ronaldo comienza la cuesta abajo en su carrera. No quiere verlo ni en pintura en su nuevo proyecto, y así se lo ha hecho saber a sus dirigentes.

Jorge Mendes podría actuar como mediador entre las dos partes, pero el carácter fuerte de ambos hace muy difícil cualquier avance en el alto el fuego.

El objetivo real

La petición del entrenador portugués está clara. Quiere a Álvaro Morata, y no aceptará otro jugador. Mourinho fue su principal valedor durante su etapa en el Real Madrid, y ahora quiere llevarlo de la mano a ser un delantero centro de referencia mundial.

Tal parece ser el ímpetu y la convicción de Mourinho, que el Manchester United se está planteando la contratación de Cristiano.

El jugador tiene 32 años. Por mucho que asegure que llegará  los 40, lo cierto es que la inversión por el ahijado de Ferguson no se podrá recuperar.

La marcha de Ibrahimovic se pensó para ceder el nueve rojo a un delantero de futuro. Mourinho no quiere que Cristiano vuelva a obstaculizar a Morata. Ya ha hecho su elección.