Mourinho desmonta a Cristiano Ronaldo con una rajada de libro en el United

stop

El técnico pone las cosas en su sitio

Mourinho avisa a un fichaje de Valverde | EFE

18 de junio de 2017 (14:34 CET)

Ni de broma. José Mourinho no quiere ver ni en pintura a Cristiano Ronaldo por Mánchester. Ni que sea el busto del portugués. The Special One no quiere saber nada de su compatriota.

Los roces producidos cuando compartieron vestuario en el Real Madrid siguen sin curarse y su relación sigue rota. Sin ir más lejos, el míster señaló al delantero como una de mas "manzanas podridas" del vestuario blanco.

'Mou' considera que CR7 es un jugador en declive, aunque en Old Trafford siga teniendo admiradores. En la ciudad británica viven todavía del recuerdo del joven Cristiano. El que se cargaba el equipo a la espalda cuando hacía falta.

Mourinho toma la palabra

Pero José es más realista. El fichaje del '7' blanco sería un paso atrás. En este sentido, el técnico señala que esta temporada solo ha estado bien en los últimos cinco partidos de la Liga de Campeones, pero que el resto del año se lo ha pasado en un segundo plano.

Así se lo ha trasladado a los responsables del conjunto británico, a los que ha remarcado que no quiere a Ronaldo en el equipo el próximo año, por activa y por pasiva.

Ronaldo lo sabe. Es consciente de que sus mejores años ya pasaron y que no está en condiciones físicas de competir en la Premier League. Antes iría al PSG para jugar en la Ligue 1, una competición menos exigente y donde además jugaría la Champions League.

El aviso de Mourinho

Con todo, Mourinho avisa. Cristiano está utilizando el nombre del United para sacar más dinero al Real y a Florentino Pérez. El preparador señala que hace semanas que desde el entorno del jugador no dejan de lanzarse mentiras con este objetivo, y que él nunca ha dicho que quisiera al de Madeira en su proyecto.

La intención del atacante luso es que los blancos le pongan una renovación sobre la mesa que cubra los gastos de su presunto fraude a la Hacienda española. Y al ex técnico del Madrid nadie se la cuela.