Mourinho cambia a Gareth Bale por un crack del Real Madrid (para soltar a De Gea)

stop

El luso abre las puertas a negociar por el ex colchonero

06 de febrero de 2018 (10:30 CET)

Golpe en la mesa. José Mourinho eliminó de un plumazo los rumores que situaban a Gareth Bale y a Cristiano Ronaldo en el Manchester United.

Ambos jugadores están en el punto de mira en el Real Madrid. El galés desde hace mucho más tiempo. Al delantero británico le han condenado las lesiones. Tal y como viene adelantando Diario Gol desde hace meses, Florentino Pérez ha intentado colarlo en más de una operación: con la Juventus de Turín por Paulo Dybala, con el Paris Saint Germain por Neymar, con el Tottenham por Harry Kane y con el United por David de Gea.

Pero ninguno de ellos aceptó la propuesta del presidente blanco. Los 100 millones en los que Florentino valora a Gareth son considerados una cantidad exagerada en todos los clubes con los que el mandatario ha intentado negociar.

José Mourinho dice “no” a Bale

Además, el United y en concreto Mourinho ya estuvo interesado en él el pasado verano. De hecho, intercambiaron algunas palabras en la Supercopa de Europa, mientras en Concha Espina se frotaban las manos con la esperanza de poder meter al de Cardiff en un cambio de cromos por David de Gea.

El mandatario madridista va loco por hacerse con los servicios del ex colchonero desde que su fichaje se frustró en el 2015 por culpa del maldito fax e intentó meter al de Gales en la operación.

Pero la cantidad en que el Madrid valoraba a Bale y el que las lesiones no desaparecieran del todo echó atrás a los dueños americanos del conjunto de Old Trafford. Los responsables del equipo de la Premier temieron que el problema no solo fuera físico y que también fuera psicológico, tal y como han señalado en varias ocasiones algunos expertos.

Tampoco quiere a Cristiano Ronaldo

Cristiano fue el otro jugador que Florentino intentó meter en la operación. Sus actuaciones en las últimas Champions League sumadas a los activos que le reporta al Madrid un jugador franquicia como el luso le han salvado de la quema en los últimos años. Pero en la T4 del Santiago Bernabéu ya han tenido suficiente. A sus 33 años cada vez son más  los que confirman que lo mejor del portugués ya se vio, así como tampoco piensan ceder a las pretensiones de Cris de renovar su contrato para aumentar su ficha. Algo de lo que, por cierto, están muy hartos.

Por eso el Pérez ha intentado incluirlo en una operación con el United en los últimos meses. Pero Mourinho dijo no. El técnico no quiere una vieja gloria en su proyecto con los red devils y mucho menos si es CR7, con el que no terminó nada bien en su etapa en el Real. Menos aún si a cambio se queda sin uno de los mejores porteros de Europa.

De hecho, el propio míster confirmó que no irá a por ningún delantero el próximo verano y, por tanto, no quiere ni a Bale ni a Cris.

Mourinho habla alto y claro

“Tenemos a Alexis, Lukaku, Martial y Rashford. Rashford puede jugar tanto por la izquierda como por la derecha, exactamente igual que Alexis. Salvo Lukaku, todos ellos pueden jugar por detrás como segundo delantero”, señaló el ex madridista en rueda de prensa el pasado fin de semana.

“Por eso es por lo que digo que es malo para vosotros (la prensa), porque os gusta escribir sobre estas cosas, especialmente en verano. No quiero jugadores de ataque, así que no hablo de delanteros que pueden venir porque aquí no va a venir nadie”, concluyó sobre el asunto.

La contraoferta del Manchester United

Pero ello no quiere decir que a Mou no le interese nadie del Madrid y que no estaría dispuesto a realizar un cambio de cromos. Según ha podido saber Diario Gol, el luso tiene otro nombre de los blancos en mente: Raphaël Varane.

El defensa francés llegó a Chamartín con el de Setúbal en el banquillo y ambos compartieron dos temporadas en el vestuario. En otras palabras, José le conoce bien y sabe lo que puede aportar al equipo británico.

¿Los problemas? Su cláusula, de 200 millones de euros, y Zinedine Zidane, que si sigue en el banquillo blanco después del próximo verano no dejará salir al central francés ni de broma.