Morata se las tiene con Florentino Pérez

stop

El delantero blanco no piensa aguantar más

Álvaro Morata sigue dando que hablar | EFE

04 de julio de 2017 (15:52 CET)

Álvaro Morata acabó la temporada en el Real Madrid con la idea clara de abandonar el club. Su despedida en el último partido de Liga y sus lágrimas durante la celebración en Cibeles así lo expresaban.

El canterano blanco volvió a la entidad madridista con la intención de disputarle la titularidad a Karim Benzema y se dio de bruces con la realidad. Benzema era indiscutible y Morata sólo ocupó su puesto en contadas ocasiones.

Con esos argumentos en la mano solicitó su salida a Florentino Pérez. Es año de Mundial y el delantero tiene prisa por sentirse un jugador referente. Sabe que sólo así lo será también en la selección española.

Florentino no puso problemas a su venta y todo apuntaba a una operación rápida que aclarara el futuro del ariete en poco tiempo. Pero la idea inicial de Morata ha vuelto a toparse con una situación bien distinta, y no piensa aguantarlo más.

El bloqueo económico

Zinedine Zidane y Florentino Pérez han reiterado al delantero que cuentan con él para la próxima temporada. Bajo esta premisa esgrimen que, si el delantero quiere marcharse, le dejarán. Pero no van a regalarlo.

El presidente merengue quiere hacer caja con la venta de Morata y sus pretensiones están encallando todas las negociaciones. Florentino quiere 80 millones de euros por el futbolista, y no piensa bajar de esa cifra.

El padre y el agente de Morata se reunieron con la directiva blanca para tratar de desbloquear su salida, pero no sacaron nada en claro de la reunión. Ante la firmeza de Florentino, Morata puede declararse en rebeldía.

El madrileño ha exigido que solucionen su futuro esta misma semana. No quiere que su venta se convierta en un drama y salir mal del club de sus amores. Pero tensará la cuerda si es necesario. El Madrid comenzará la pretemporada la próxima semana y Morata no piensa comenzarla.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad