Morata se las tiene con Florentino Pérez: la amenaza que pone patas arriba al Real Madrid

stop

El ariete lanza un ultimátum a los responsables del Santiago Bernabéu

Álvaro Morata sigue dando que hablar | EFE

31 de mayo de 2017 (10:41 CET)

Lo tiene decidido. Álvaro Morata quiere abandonar el Real Madrid este mismo verano. El ariete considera que ya ha invertido demasiado tiempo en el club de su vida como para seguir viendo pasar sus mejores años como profesional en el banquillo.

En canterano abandonó las filas blancas precisamente por este motivo. El ariete no tenía minutos con José Mourinho ni con Carlo Ancelotti y decidió poner rumbo a la Juventus de Turín.

El madrileño se convirtió en uno de los fijos del equipo de Massimiliano Allegi con quien ganó dos Scudettos y llegó a la final de la Champions League en el 2015 después de haber contribuido en gran medida a la eliminación de los blancos en las semifinales. Suyo fue el gol que dejaba definitivamente a los merengues fuera de Europa.

Vuelta a casa

Florentino entonces decidió repescarlo a cambio de 30 millones de euros con la promesa de que sería un hombre importante en el equipo.

Sin embargo y a pesar de ser el jugador con el mejor promedio goleador del equipo, no ha tenido el protagonismo que esperaba y tiene decidido que no seguirá en el Santiago Bernabéu.

Tanto es así que hace semanas que mantiene conversaciones con el Chelsea, con quien tiene un acuerdo no firmado. Pero todo podría cambiar en las próximas horas. Según aseguran desde la prensa italiana, representantes del Milan viajarán el próximo lunes a Madrid para negociar el fichaje del canterano.

Empieza el tira y afloja

Los italianos ofrecen hasta 60 millones –el doble de lo que le costó repescarlo a Florentino- y el presidente está encantado con la propuesta. Pero Morata no está por la labor. El delantero no quiere saber nada de un equipo que el año que viene no jugará la Champions.

Por eso quiere ir al Chelsea, donde podrá disfrutar de la máxima competición europea. No obstante, los blues ofrecen 40 millones, una cifra que en Chamartín consideran insuficiente.

Florentino sigue presionando para que se vaya al conjunto rossonero, mientras el jugador amenaza con quedarse y romper los esquemas de la secretaría técnica, que ya cuenta con el dinero de su traspaso para poder fichar.