Morata calienta la vuelta a Madrid con un 'top secret' de Zidane

stop

El Real Madrid firmó una remontada clave

La reacción de Zidane al gol de Morata ante el Villarreal | EFE

27 de febrero de 2017 (14:00 CET)

Remontada vital. El Real Madrid firmó un partido clave el pasado domingo ante el Villarreal. El cuadro de Zinedine Zidane dio un golpe a la Liga; se llevó los tres puntos, que valían el liderato, del Estadio de la Cerámica.

No sin sufrimiento. Una vez más, los madridistas empezaron perdiendo. Sin embargo, lo importante no es como comienza, sino como termina. Los merengues consiguieron firmar una remontada épica.

Gareth Bale marcó diferencias con la BBC y anotó un gol clave. A partir de aquí todo cambió. Minutos más tarde, Cristiano Ronaldo igualó el marcador con un tanto de penalti.

El momento decisivo

El gol de la victoria no lo dio ni CR7 ni Karim Benzema. El atacante que resolvió el partido fue Álvaro Morata. El delantero madrileño fue el gran revulsivo. La solución que salvó a Zidane.

Bale, Carvajal, Isco, Pepe, Sergio Ramos. El equipo se volcó con el joven atacante al marcar el gol. Los rostros de felicidad absoluta de sus compañeros más cercanos no faltaron. Y es que especialmente el galés estuvo más que cercano con Morata. Gareth lo celebró como nadie.

Sin embargo, estas felicitaciones no cesaron al finalizar el encuentro. Según desvelan fuentes internas del club blanco, Zizou puso especial implicación en reconocer el mérito del madrileño.

El técnico galo tuvo palabras de agradecimiento hacia Álvaro a la vuelta de Valencia. Jugador y entrenador mantuvieron una animada charla, en la que el francés reconoció el carácter decisivo del delantero. Clave.

Gol y al banquillo

Ahora bien, la euforia de la victoria no ha eclipsado la preocupación de Morata. Conoce bien la situación en la que se encuentra.

Ya es la tercera vez que el español resuelve un partido in extremis y saliendo como suplente. Ocurrió en la Champions ante el Sporting de Portugal y en la Liga frente al Athletic. Tres salvaciones que no han tenido 'premio'.

Morata aprovecha cada minuto que el técnico galo le brinda, pero Zidane no apuesta por el madrileño.

Karim Benzema, más que desaparecido en los últimos meses, le gana la partida jornada tras jornada. Morata ve como su rendimiento es elevado, pero sin embargo, el galo le gana la partida. Muy preocupante.

Por ello, aunque Álvaro celebró las felicitaciones que recibió, el malestar por tener un rol secundario no cesa. El madrileño pica con fuerza a la puerta de Zidane, aunque el francés hace oídos sordos.