Álvaro Morata manda un mensaje a Sergio Ramos | EFE

Morata calienta el Real Madrid con un mensaje a Sergio Ramos

stop

El canterano manda un aviso al capitán

18 de octubre de 2017 (13:50 CET)

Se le echa de menos. Si hay un jugador en vestuario del Real Madrid al que varios de los pesos pesados echan de menos es a Álvaro Morata. Más que al jugador a sus goles, que le convirtieron la temporada pasada en el jugador con el mejor promedio goleador del equipo.

Unas cifras que no le bastaron a Zinedine Zidane para retenerlo, pues el francés fue el primero en dar luz verde a su traspaso al Chelsea. El técnico no quería competencia para Karim Benzema y menos la de un futbolista que con sus registros lo dejaba en ridículo.

Sin embargo, con el paso de los partidos cada vez son más los que echan de menos las actuaciones revulsivas del canterano. Con Morata en el banquillo o en el terreno de juego todo era más fácil.

Ídolo en Londres

Un Morata que cayó lesionado el pasado 30 de septiembre en un partido ante el Manchester City pero que hasta entonces estaba siendo la gran sensación del equipo blue.

El delantero sumaba seis goles en siete partidos y que anotó ante el Stoke City su primer hat trick con el equipo británico.

Aprovechando la lesión, Morata no se perdió ni un detalle de las evoluciones del Real Madrid en el choque ante el Tottenham disputado este martes en el Santiago Bernabéu (1-1).

El aviso de Morata

Después del encuentro, el ariete mandó un mensaje a Sergio Ramos, en el que mandó ánimos al capitán y avisó al de Camas.

Álvaro quiso restar importancia a los malos resultados cosechados por los blancos en este inicio de la temporada y también al empate contra los de Mauricio Pochettino.  Señaló el delantero que está seguro de que los blancos estarán en la siguiente ronda.

Sin embargo, Morata opina que si el Real sigue por el mismo camino ni serán campeones ni estarán en la final, y concluyó su mensaje coincidiendo con la opinión que corre como la pólvora en el vestuario blanco de que al equipo le faltan sus goles.