Modric | EFE

Modric saca la basura (y es del vestuario. Y apesta. Ojo a la que hay montada en el Real Madrid)

stop

El centrocampista balcánico se va de la lengua y pone Valdebebas patas arriba

03 de octubre de 2018 (14:15 CET)

​Luka Modric no se ha cortado un pelo al dejar muy claro que la derrota ante el CSKA ha dejado al vestuario del Real Madrid muy tocado. Y es que el conjunto ruso venció por 1-0 a los de Julen Lopetegui la pasada noche en la segunda jornada de la fase de grupos de la Champions League.

Una derrota que no pone en peligro la competición europea para los blancos, pero que sí que agrava una crisis que ya ha dejado de ser puntual. Y es que, con esta nueva derrota, son tres los partidos que los de Chamartín se han quedado sin marcar. Una maña racha que ya está abriendo grietas en Valdebebas.

Modric saca la basura

El caso es que, una vez más, Lopetegui apostó por las rotaciones y volvió a dejar a Modric en el banquillo. El croata, que salió en la segunda parte para intentar arreglar el drama, habló después con los medios, y no es que se mordiera la lengua precisamente.

El balcánico fue muy claro: “Estamos fastidiados. No esperábamos perder puntos aquí y el ambiente en el vestuario no es el mejor ahora mismo. Tenemos que levantar la cabeza”, apuntó. Y fue más allá: “En los últimos tres partidos, sobre todo en Sevilla y aquí, no estuvimos a nuestro nivel. Contra el Atlético en la segunda mitad jugamos mejor. Cuando no metes gol es preocupante, pero encontraremos soluciones para salir de esta situación”.

Pero la bomba la soltó después: “Hay que levantar el ánimo, estar juntos y ser positivos”. Una declaración que pone encima de la mesa lo que es un secreto a voces en el entorno blanco: el lío en el Bernabéu es cada vez más gordo.

CSKA-Real Madrid | EFE

El follón en el Real Madrid

Y es que el inicio de temporada no es precisamente el soñado por la directiva del Real. Tras la derrota en la Supercopa de Europa, las primeras jornadas de Liga y Champions invitaban al optimismo.

Pero en apenas unos días se ha esfumado. El equipo parece no saber a qué juega, los cracks como Benzema, Bale, Asensio o el propio Modric no están respondiendo a las expectativas y Lopetegui ya tiene a la cúpula muy pendiente de sus pasos. Entre otras cosas porque la división en el vestuario es más que evidente.

El vasco y los pesos pesados del equipo están contra las cuerdas. Y no parece que la solución sea sencilla. El Madrid necesita recuperar el buen juego y el optimismo cuento antes. Si no lo hace, el incendio, que ya se está gestando, puede quemarlo todo. Y Luka ya ha avisado.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad