Luka Modric | EFE

Modric o “Es la oveja negra del Real Madrid” (y hay sorpresa de las gordas)

stop

La tormenta se ha desatado en el vestuario madridista

09 de enero de 2019 (20:55 CET)

El lío en el Real Madrid no cesa y lo peor que le podía pasar es que el vestuario se dividiera. Y parece que, tras la última derrota liguera ante la Real Sociedad, la tormenta ha estallado en Chamartín. Sobre todo, después de la comparecencia ante la prensa de Luka Modric.

Las duras palabras de Modric

El croata inició la ‘guerra’, que ahora existe en el vestuario. El Balón de Oro salió ante la prensa y dijo: “Hay jugadores que no están dando el nivel, yo el primero. No podemos tener una cagada al principio de cada partido”. Y añadió: “Tenemos un grave problema goleador”.

Estas palabras no gustaron a algunos ‘pesos pesados’ de la plantilla y se lo han recriminado de puertas para adentro, según comentan fuentes cercanas a los jugadores.

Ramos se lo recriminó

El que más se lo recriminó fue Sergio Ramos. El capitán no consideraba adecuado que saliera, después de una derrota tan dolorosa y en la delicada situación que se encuentra el equipo, para criticar la actitud de algunos compañeros y sacar a la luz las vergüenzas del equipo.

Modric no aguanta más

Sin embargo, el croata no se quedó callado y, cuentan desde fuentes cercanas, que ya ha trasladado a algún miembro de la directiva sus pensamientos sobre el sevillano: “Es la oveja negra del Real Madrid”.

Y es que los que no son del grupo más cercano del de Camas en el vestuario están cansados de las exigencias del capitán. Ya que, por él, Florentino Pérez fichó a Lopetegui de aquella forma tan abrupta y salió mal. Además, de descartar a Antonio Conte para sustituir al ex seleccionador español, después de que Ramos exigiera “respeto” para ser técnico blanco.

Modric, Isco y Sergio Ramos a Florentino Pérez: “Fíchalo” | EFE

Esa decisión, propició la llegada de Solari, que ahora se ha demostrado que no ha cuajado y es una de las grandes causas de la crisis blanca. El huracán se ha desatado en el vestuario madridista y Ramos sale mal parado.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad