Modric espera al Real Madrid con el cuchillo entre los dientes

stop

El futbolista croata tiene cuentas pendientes de resolver con Florentino Pérez

Luka Modric posa con Florentino Pérez

14 de octubre de 2016 (22:31 CET)

Cuando se trata de dinero, no hay amigos que valgan. Lo primero es lo primero, y en el mundo del fútbol, nadie perdona ni un duro. Por una premisa muy básica en esto de la vida: cuanto más tienes, más quieres. Y los futbolistas son muy dados a cumplir esa premisa. Es por este motivo que a Florentino Pérez se le viene un buen lío encima con un jugador de mucho peso.

Luka Modric, intocable en el Real Madrid de la Décima y la Undécima, espera al presidente del Real Madrid con el cuchillo entre los dientes. Pendiente de dar un navajazo metafórico al club que dice ser el de sus amores. Tiene 31 años y tiene que realizar el mal llamado último atraco: un contrato de renovación que incluya un suculento aumento de sueldo.

La edad del croata indica que, probablemente, ya pasaron sus mejores años de fútbol. Por una mera cuestión de vida. El implacable paso del tiempo nunca perdona. Y a los 31 años, las grandes estrellas suelen empezar a dejar de brillar. Empiezan a encarar la recta final. En el caso de Modric, ha demostrado estar bien todavía, pese a la lesión que ahora le mantiene apartado.

Argumentos no le faltan

Modric sabe que, en caso de no renovar con el Madrid, está a tiempo de marchar por la puerta grande. Hay muchos clubes en el extranjero que estarían encantados de ficharlo, entre ellos el Manchester United de José Mourinho, el hombre que lo fichó para el Madrid. Pero su prioridad es seguir en el Madrid a cuerpo de rey. Su contrato expira en 2018.

Y si su compañero indiscutible en el centro del campo, Toni Kroos, ha logrado sellar la renovación dorada antes que él con un sueldo que lo sitúa en la cifra anual de 20 millones de euros brutos; Modric no va a ser menos. Bien al contrario, ha hecho méritos para ser más. Y juega con una baza: la sanción FIFA acecha al Bernabéu. Si el club no puede fichar, debe retener a sus estrellas. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad