Luka Modric | EFE

Modric destapa el mayor escándalo de Florentino Pérez (y el nuevo Real Madrid de Zidane)

stop

Los movimientos del presidente que empiezan a generar un incendio en el vestuario

23 de mayo de 2019 (12:42 CET)

Después de Eder Militao, el primer ‘fichaje’ del Real Madrid para la temporada 2019-20 estaba en casa. Este lunes el club dio la primera noticia oficial para el próximo curso, que no fue otra que la renovación de Toni Kroos.

El centrocampista alemán era uno de los cracks que había sonado para abandonar el club de la capital. Después de ganarlo todo y con el Manchester City enviándole cantos de sirena, Kroos estaba muy cerca de la rampa de salida. Volver a las órdenes de Pep Guardiola en un proyecto totalmente nuevo era una de las opciones que barajaba el germano.

Kroos, Nacho y Modric siguen

Pero el regreso de Zidane al equipo ha cambiado el destino de Toni. El galo ha convencido a Kroos para que se quede, al menos, un año más. Le ha garantizado que el equipo volverá muy pronto a lo más alto. Y así fue como el club le amplió el contrato un año más, hasta 2023.

Pero Kroos no es el único ‘fichaje’ del Madrid que ya está en casa. Tras el alemán, es Nacho Fernández el que se ha asegurado su continuidad. Y, según apuntan desde la capital, el Real anunciará próximamente la renovación de Luka Modric. Una renovación automática, pues en el contrato de Modric figura una cláusula que dice que si ganaba el Balón de Oro se ampliaría su compromiso un año más.

Dudas con el futuro de la plantilla

Pero estas renovaciones, lejos de tranquilizar al personal, no han hecho otra cosa que provocar nerviosismo y generar serias dudas.

“¿Dónde está la renovación que iba a hacer el Madrid?”, preguntan muchos aficionados, mientras otros, incluidos algunos miembros del seno del club, se cuestionan qué ocurrirá entonces con los posibles fichajes de Christian Eriksen y de Paul Pogba. “Florentino ya está haciendo de las suyas”, comentan, mientras alguno ya se lanza a comentar que es un “escándalo”.

Pogba | EFE

Si viene alguno de los cracks, no lo harán para quedarse en el banquillo. Si firman por el Real es para ser titulares. Y si Kroos y Modric se quedan tampoco es para ver los partidos desde la banda, sino para figurar como fijos en el once titular. No aceptarán ser piezas del fondo de armario del técnico. Veremos si estas dudas se van disipando con el paso de los días, pero hoy por hoy pocos son los que entienden estos movimientos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad