“¿Me tomas por tonto?”. Sergio Ramos cuenta el mayor escándalo de Gareth Bale

stop

El asunto del galés es la comidilla de los pesos pesados del vestuario

14 de noviembre de 2017 (13:24 CET)

Se agotó la paciencia. Gareth Bale lleva demasiado tiempo en el punto de mira y la última lesión sufrida el pasado fin de semana fue la gota que colmó el vaso.

El galés llegó bajo el deseo de Florentino Pérez de que fuera el nuevo líder del Real Madrid. Cristiano Ronaldo había sido un fichaje de Ramón Calderón y el mandatario quería que el jugador franquicia del equipo fuera una operación suya.

Oficialmente aseguran en Madrid que su fichaje no llegó a los 95 millones de euros, pues no quieren mosquear a Cristiano y que siga pensando que la suya fue la operación más elevada, pero lo cierto es que los blancos pagaron más de 100 ‘kilos’ al Tottenham para hacerse con sus servicios.

Sus primeras temporadas en el Real no fueron nada mal, pero el paso de los años ha convertido al de Cardiff en uno de los mayores pufos de la historia.

El verano pasado el Real ya quiso darle salida. No puede ser que el jugador más caro de la historia del club y uno de los que más cobran acumule 250 días de baja en cuatro temporadas.

Pero Florentino no estaba dispuesto a dejarle salir si no era por una cifra cercana a los 100 millones de euros que le costó al conjunto de Chamartín. Las ofertas llegaron, pero ninguna alcanzó las cifras pretendidas por el presidente, con lo que en el club decidieron darle una temporada de gracia.

De mal en peor

Sin embargo, las cosas no fueron mejor. El delantero, que terminó la temporada con su enésima lesión, volvió después de las vacaciones en pésimas condiciones. Algunos en el club incluso señalaron que el problema trascendía a lo psicológico y al miedo a volverse a lesionar.

Los responsables esperaban recuperarlo, pero de nuevo cayó lesionado. Y no solo eso. Cuando estaba a punto de recuperarse volvió a coger tanda en la enfermería.

Con todo, en Concha Espina no piensan darle más tregua al futbolista y no contemplan otra opción con el jugador que no sea una salida. No obstante, Florentino no está dispuesto a rebajar ni un euro del precio inicial, es decir, 100 millones.

Ni de broma

Una cantidad a la que antes algunos grandes de Europa estaban dispuestos a llegar, pero de la que ahora se ríen a carcajadas con un “¿me tomas por tonto?”. Ningún club está dispuesto a cargar con un juguete de cristal que no deja de romperse.

Un asunto que está siendo la comidilla de los pesos pesados del vestuario de Zinedine Zidane, liderados por un Sergio Ramos que apunta a que el asunto no tiene un buen final. Y es que los capos del equipo hace tiempo que andan preocupados con el galés, del que opinan que lo mejor es que salga, pero que con estas cifras se presenta como una misión imposible.

El único que entraría al trapo sería el Tottenham, pero los británicos solo estarían dispuestos a llegar hasta los 60 millones. Y por cuestiones sentimentales debidas al pasado del galés en el club. Sino, ni de broma.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad