Marco Asensio suelta una bomba| EFE

Marco Asensio tira de la manta con un secreto de Benzema

stop

Una confesión brutal sobre el mallorquín pone patas arriba el vestuario blanco

02 de noviembre de 2017 (16:56 CET)

Mucho se está hablando de la última derrota del Real Madrid ante el Tottenham Hotspur en Champions League. La mala imagen que ofrecieron los de Zinedine Zidane en Wembley ha provocado un aluvión de críticas en torno al conjunto blanco.

Uno de los aspectos más comentados fue el once elegido por Zidane. Un once donde no estaba Marco Asensio. El técnico galo decidió apostar de nuevo por Cristiano Ronaldo y Karim Benzema en ataque, algo que, visto el resultado, no dio los frutos que Zizou esperaba.

Precisamente esta decisión, la de jugar con Benzema y no con Asensio en ataque, causó malestar entre la plantilla blanca.

Hoy hemos podido conocer que, minutos antes de saltar al terreno de juego, fueron muchos los jugadores los que hablaron con el entrenador para que diera marcha atrás optara por jugar con Asensio.

Pero la voz de los cracks sigue teniendo mucho peso en las decisiones que toma Zidane.  Precisamente fueron Cristiano Ronaldo y Marcelo los que se negaron al cambio. Tanto el portugués como el brasileño son muy amigos de Karim y no vieron  ningún problema con la titularidad del francés.

Ante tal problema el entrenador decidió seguir con sus trece y se negó a dar entrada al español. Sin duda una decisión de la que a día de hoy probablemente se arrepienta.

Es un clamor

Y es que la situación de Benzema en el Real es muy complicada. Muchos son los jugadores, entre ellos el mismo Asensio, pero también otros como Modric, Isco o Lucas Vázquez, los que le reclaman  a Zinedine que deje paso a los jóvenes visto el mal rendimiento que está ofreciendo Karim.

Y no sólo los jugadores. El presidente del club, Florentino Pérez, ya le ha hecho saber a su entrenador que se le ha acabado la paciencia con el delantero galo y que ya va siendo hora de que modifique sus planteamientos iniciales.

Veremos si este es el último episodio de un conflicto que está causando mucho daño dentro del vestuario blanco.