Marco Asensio le quita el puesto a Gareth Bale (¡Ojo al palo de Florentino Pérez!) 

stop

El balear gana jerarquía en la plantilla

Marco Asensio manda un aviso a Florentino Pérez con copia para Zinedine Zidane | EFE

30 de junio de 2017 (10:21 CET)

El año pasado no se sabía si Marco Asensio sería miembro de la actual plantilla del Real Madrid o se buscaría otra cesión. El año del balear en el Espanyol había sido espectacular pero Zinedine Zidane no quería cortar su progresión.

Tras verle entrenar y disputar un par de amistosos, Zizou lo tuvo claro. Marco Asensio se quedaba. Fue titular en la Supercopa de Europa y dejó un golazo. Su participación durante el año tuvo altibajos pero cerró el año con un gol en la final de la Champions League.

Asensio tiene estrella. Los hay que son buenos, y los hay con un aura especial que les ayuda a destacar en las grandes noches. Marco apunta a ser uno de los segundos.

En el palco del Bernabéu lo saben y ya han marcado el próximo gran reto del mallorquín. Conseguir el Balón de Oro.

El relevo generacional

La disputa por ser el mejor jugador del mundo no ha tenido discusión en los últimos diez años. La monstruosidad de Cristiano Ronaldo y Messi alejaba a cualquier jugador que intentara acercarse a su combate.

Los dos cracks han llegado a la treintena y es de esperar que la disputa por ser el mejor futbolista de la temporada vuelva a ser rotativa año tras año. Llegará un momento en que el número sobre el planeta tierra no sean el portugués o el argentino.

Florentino Pérez piensa que cuando esto ocurra, Asensio estará en la pelea. Ve en él destellos únicos y confía en que lo conseguirá. El presidente del Madrid señaló a Gareth Bale como el hombre que recogería el testigo de Cristiano, pero sus esperanzas han cambiado de lugar.

La irregularidad de Bale en su juego y las constantes lesiones han hecho que el favoritismo del presidente se deposite en otro jugador. Asensio es el futuro, y a Bale le queda poco tiempo de reacción.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad