Marcelo ensucia la victoria del Real Madrid con una discusión que arrastra a Cristiano Ronaldo | EFE

Marcelo ensucia la victoria del Real Madrid con una discusión que arrastra a Cristiano Ronaldo

stop

El Real Madrid dejó una muy mala imagen en el Coliseum de Getafe

15 de octubre de 2017 (10:38 CET)

Mala imagen. El Real Madrid ganó al Getafe por la mínima y gracias al acierto de sus delanteros en dos jugadas aisladas.

La falta de acierto en la elaboración de las jugadas y los desajustes defensivos a punto estuvieron de pasar factura al conjunto de Zinedine Zidane. Tras el choque se palpaba el mal ambiente.

Varios jugadores terminaron mosqueados con el técnico. Las rotaciones ni gustaron ni se entendieron. Cristiano Ronaldo estaba especialmente mosca cuando vio el once inicial.

Sin embargo, peor fue el cabreo de Isco. Una vez más, el malagueño fue el segundo plato y se quedó sentado en el banquillo de inicio. Zizou tiró de él para revolucionar el partido.

El de Benalmádena no defraudó y dio el pase que Cristiano aprovechó para marcar y otorgar la victoria a los suyos. Pero no entendía por qué no salió de inicio estando Modric en el banco.

Pero si había alguien realmente enfadado al término del choque, ese era Marcelo. Su rabieta dejó pequeños los cabreos de Isco o Cristiano.

El defensa brasileño encajó muy mal la sustitución por Theo en el segundo tiempo, mientras el joven Achraf seguía en el terreno de juego para completar los 90 minutos.

Marcelo quería completar el partido porque salía de una lesión y necesita jugar para coger el ritmo cuanto antes. Además, el partido estaba muy feo y se sintió señalado.

Vendidos en defensa

Con Theo y Achraf la defensa podía quedar más vendida todavía. A lo que hay que añadir que Sergio Ramos había tenido una pequeña indisposición y jugó sin estar al 100%. Después del choque tuvo vómitos y malestar.

Por todo ello Marcelo estalló. Y todo el vestuario se enteró de su cabreo, incluido el propio Zidane. La relación entre ambos es buena, así que el asunto no fue a mayores.

Pero la clave de todo fue la intervención de Cristiano Ronaldo. Su buen amigo le consoló tras el choque y le dijo que por suerte había salido todo bien.

Marcelo le devolvió los ánimos a CR7 porque también fue un partido difícil para él y explotó de rabia al marcar el gol de la victoria. Ambos se felicitaron por una victoria cogida con pinzas.