Lucas Vázquez protagoniza un pique en el vestuario del Real Madrid

stop

El extremo no entiende su constante ninguneo

Lucas Vázquez protagoniza un pique en el vestuario del Real Madrid | EFE

02 de octubre de 2017 (15:49 CET)

La primera victoria del Real Madrid en el Santiago Bernabéu en la Liga 2017/2018 tardó en llegar, pero acabó consiguiéndose a costa del RCD Espanyol. El triunfo, no obstante, dejó un regusto amargo al conjunto madridista.

Se consiguió sin brillo ni lustre, y además dejó un nuevo enfado en la plantilla madridista que Zinedine Zidane tendrá que afrontar durante la semana de parón por el calendario internacional.

Ante las bajas de Gareth Bale y Karim Benzema, el técnico madridista debía decidir quién acompañaba a Cristiano Ronaldo en el frente de ataque ante el conjunto perico. El elegido fue Marco Asensio, y el primer cambio del francés en el partido de ayer no se tomó nada bien esta decisión.

Lucas Vázquez salió por un agotado Toni Kroos en el minuto 69. Pese a disfrutar de 20 minutos donde se mostró incisivo y solidario en defensa, el extremo acabó el partido decepcionado. Esperaba haber salido de inicio.

Una situación que se repite

La explosión y el buen momento de forma de Marco Asensio son evidentes, pero Lucas estaba seguro que ante una semana de partidos internacionales en que él se quedaría a trabajar con el equipo en Valdebebas, sería parte del once titular.

Pese a la constante confianza mostrada por Zidane en el gallego, parece claro que para contar con él como titular tienen que alinearse los astros. El dorsal 17 blanco se ha acostumbrado al vaivén en su rol dentro de la plantilla, pero comienza a estar cansado.

Tan pronto es el primer cambio como queda fuera de la convocatoria, y siempre parte en desventaja con sus compañeros en el asalto a la titularidad. Vázquez ya sopesó salir del Madrid este verano y prefirió no hacerlo por la promesa de Zidane de que tendría minutos de calidad.

Hasta el momento, la situación del atacante no ha mejorad, y ayer no pudo evitar desahogar su enfado al llegar al vestuario merengue. Su felicitación con Zidane fue fría y su pique muy evidente. La vuelta liguera ante el Getafe supondrá un nuevo punto de inflexión.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad