Los trapos sucios del Real Madrid: "Parece el muñeco de Michelin"

stop

En el club blanco alucinan con la transformación física de un futbolista

El jugador del Real Madrid que tontea con el Barça a espaldas de Florentino Pérez  | EFE

21 de septiembre de 2016 (18:18 CET)

Triunfar en el Real Madrid es un sueño para casi cualquier futbolista en el mundo. Es uno de los clubes más grandes del planeta, el más laureado en la Champions y de los que mejor pagan a los futbolistas. Jugar en el Bernabéu garantiza competir por los títulos más importantes, además de una enorme cuota de publicidad y dinero. Pero llegar es muy difícil.

Que se lo pregunten a Martin Odegaard. El club blanco fichó al citado futbolista en enero de 2015 a cambio de 2,8 millones de euros. Desde que llegó a Chamartín, el noruego ha tenido serias dificultades para integrarse al sistema de juego del club, lo que le ha impedido ascender al primer equipo para seguir formándose en el Castilla.

Más resistencia, fuerza y potencia

Casi dos años después de su llegada, se empiezan a ver los síntomas de una metamorfosis que ha comenzado por la condición física. "Parece el muñeco de Michelín", comentan son sentido del humor desde el club. Y es que Odegaard está mucho más musculado que cuando llegó. Ha fortalecido especialmente las piernas y los pectorales, ganando resistencia, fuerza y potencia.

La clave de esta transformación yace en las manos de Antonio Pintus, el preparador físico del Real Madrid. Pintus ha dado un exigente plan de trabajo a Odegaard, que parece el doble de lo que era cuando llegó a Madrid. Juega en el Castilla a las órdenes de Santiago Solari, pero suele entrenar con el primer equipo, donde Pintus le mantiene cargas elevadas de trabajo. Trabajo de futuro

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad