Los insultos de un crack del Real Madrid contra Zidane (y la intervención de Sergio Ramos)

stop

Estalla uno de los polvorines del vestuario

Zidane recibe el aviso de uno de los cracks de Florentino Pérez  | EFE

16 de mayo de 2017 (13:04 CET)

No le gustó. Álvaro Morata no encajó nada bien su sustitución por Lucas Vázquez en el partido que el pasado domingo enfrentó al Real Madrid y al Sevilla.

Zinedine Zidane le había situado en el once titular, dejando a Karim Benzema en el banquillo, en lo que fue una situación casi inédita esta temporada.

Mal partido

Morata no quiso defraudar a los aficionados e intentó prolongar la racha goleadora que le ha convertido en el jugador con mejor promedio anotador de la plantilla por delante de Benzema y del mismísimo Cristiano Ronaldo.

Pero el delantero no tuvo un buen partido. Morata no vio puerta y Zidane decidió sentarlo en el minuto 60, momento en el que el enfado del ariete llegó al límite.

El jugador enfiló el camino del banquillo y después de saludar a su compañero y de cruzar la línea de cal negó la mano a Zidane, en una imagen que ha corrido como la pólvora en las televisiones.

El crack estalla

Y no se quedó ahí. Tal y como mostraron en el programa de Movistar TV El Día Después, el jugador verbalizó su mosqueo diciendo "hijo de puta, me cago en tu puta madre". 

Se desconoce si las palabras tuvieron que ver con la frustración con el cuarto árbitro –los colegiados no estuvieron nada bien-, con la decisión del entrenador galo, o fue fruto de una suma de ambas situaciones. Lo que sí quedó claro es el enfado monumental del madrileño.

El capitán alza la voz

Fueran dedicados a quien sea, Sergio Ramos intervino al término del partido, una vez los futbolistas regresaban al vestuario. El capitán señaló a Morata que no se deben repetir situaciones similares.

El capitán apeló a que el equipo tiene entre manos un doblete y le advirtió que antes que cualquier jugador está el club. Ramos subrayó que lo que menos interesa en este momento crucial de la temporada es expresar de puertas para afuera los problemas internos del vestuario. Sergio le pidió calma y le encomendó al final de la temporada. Ya habrá tiempo entonces de tratar los asuntos extradeportivos.