Los humos de James Rodríguez en el vestuario del Real Madrid

stop

El centrocampista colombiano destapó su perfil más ególatra tras la remontada ante el Sporting

James Rodríguez durante un partido con el Real Madrid | Archivo

15 de septiembre de 2016 (09:51 CET)

De máximo goleador del Mundial y fichaje estrella del Real Madrid en 2014 a revulsivo del equipo. El rol de James Rodríguez en el Bernabéu ha cambiado en apenas dos años. El futbolista colombiano resultó decisivo en la remontada del Real Madrid ante el Sporting de Lisboa gracias a su asistencia a Morata en el último suspiro. La acción fue muy celebrada por el jugador.

James acabó el partido radiante. Exultante. Eufórico. Y reivindicándose. "Yo, yo, yo….", pronunció en varias ocasiones en el vestuario del Bernabéu tras el 2-1 contra el Sporting de Portugal. Por un día, tuvo un papel destacada, pero sabe que todavía la falta mucho para ganarse la confianza de Zidane. Le falta más regularidad y más compromiso.

Los jugadores del Real Madrid ganaron otro partido en el tiempo de prolongación. De manera épica. Otra cosa fue su fútbol. Durante muchos minutos, el equipo exhibió un talante muy mediocre. Sin chispa ni precisión. James entró en la segunda parte y fue el revulsivo que quería Zidane. Ahora, el colombiano espera una nueva oportunidad.

James pide la titularidad a Zidane. A Florentino Pérez, por su parte, le exige un aumento salarial. Con muy poco, el colombiano se ha subido a la parra.

 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad