Los fichajes que se ha cargado (y se sigue cargando) Cristiano Ronaldo en el Real Madrid 

stop

El crack portugués frena la llegada de supercracks

Cristiano Ronaldo aplaude a los aficionados portugueses tras el empate contra Islandia / EFE

29 de junio de 2016 (10:47 CET)

Cristiano Ronaldo es un peso pesado dentro del vestuario del Real Madrid. El astro portugués hace y deshace a su libre albedrío con la plena confianza de Florentino Pérez y Zinedine Zidane. Se siente como en casa. Por ello, no ha dudado cuando ha tenido que meter mano para frenar la llegada de compañeros que no eran de su agrado. Y es que el delantero franquicia del club blanco no quiere que nadie le haga sombra.

A día de hoy, con la Operación Pogba en el punto de mira, Cristiano ya se ha mostrado poco receptivo a este fichaje. El luso quiere evitar la llegada de personalidades fuerte al equipo madridista, ya que sabe que actualmente él tiene la hegemonía. CR7 intuye que si llega un nuevo galáctico su trono como favorito del técnico y del presidente podría peligrar.

Por ello, el portugués ha mostrado su disconformidad con la llegada de Paul Pogba. El crack luso sabe que Zidane lo quiere sí o sí y que la ha prometido que llegará a la gloria con el Madrid. En definitiva, un jugador estrella con una personalidad fuerte que Cristiano no quiere en su equipo. Además, el futbolista madridista cree que el club blanco podría tener problemas con Mino Raiola, el representante de Pogba, ya que es una persona con la que no es fácil trabajar.

No es la primera vez

Aun así, el fichaje de Pogba no es el único en el que ha metido mano Cristiano. En la temporada pasada el luso ya frenó la llegada de dos supercracks como son Zlatan Ibrahimović y Arturo Vidal.  

Ronaldo no quería no oír hablar del sueco, mientras que Florentino negociaba con el Paris Saint-Germain. Y es que el Madrid pujó por el futbolista la temporada pasada. El club parisino podría haber dejado salir al jugador sin demasiados problemas, ya que las declaraciones sobre Francia y los problemas extradeportivos tenían en tensión al PSG.

Aun así, Cristiano dijo 'no'. No se le olvidan las declaraciones en las que el sueco afirmaba que: "Hay, por lo menos, diez jugadores mejores que Cristiano Ronaldo". El portugués no quería ver a Ibra ni en pintura. Las negociaciones no llegaron a más.

Por su parte, el portugués también metió la zarpa en la operación con Vidal. Rafa Benítez pedía la llegada del jugador, pero el crack luso también frenó su llegada. A Cristiano no se lo olvidaba la enganchada en Champions con el jugador del Bayern de Munich, por lo que no avaló su llegada. Ronaldo sabe que es un futbolista con una personalidad fuerte que podría traer problema a la casa blanca. Y es que el portugués no duda en meter la zarpa cuando ve un enemigo a la vista. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad