Los drones espías en el Real Madrid

stop

Zidane se coge un cabreo monumental

Luka Modric escucha atentamente a Zinedine Zidane durante un entrenamiento | EFE

23 de marzo de 2016 (19:12 CET)

Zinedine Zidane se agarró un cabreo monumental el sábado pasado. Estaba en la Ciudad Deportiva de Valdebebas y se topó con varios drones que revoloteaban por las alturas. El técnico, así como algunos jugadores, detectó la presencia de los intrusos y se vio obligado a parar el entrenamiento. El técnico francés estalló en cólera.

No averiguaron, al menos de momento, quienes estaban detrás de los artefactos voladores que se entrometieron en el entrenamiento, aunque se manejan varias hipótesis. Desde el club pensaron primero en medios de comunicación. Aunque, al considerar que este tipo de actividad es ilegal descartaron la posibilidad. La multa podría ser de hasta 225.000 euros.

Otras opciones apuntaban que podía ser algún espía interesado en saber detalles tácticos del equipo blanco –esto ocurría un día antes del partido contra el Sevilla– o bien, lo más probable, un mero aficionado que, a modo de travesura, trató de ver a sus ídolos.   

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad