Los dos jugadores del Madrid que ni se dirigían la palabra en el césped del Bernabéu

stop

Las tensiones por tener el puesto asegurado en el once de Zidane van 'in crescendo'

Álvaro Morata felicita a Sergio Ramos, autor de un gol contra el Osasuna | EFE

11 de septiembre de 2016 (13:31 CET)

El Real Madrid tiene una doble cara. Por un lado, parece haberse convertido en un bálsamo donde los jugadores conviven en paz y harmonía. Por el otro, se ha generado una corriente de tensiones internas, tapadas por la mano derecha de Zinedine Zidane, que trata de firmar treguas entre un colectivo de futbolistas profesionales que van a degüello por hacerse un hueco en el once blanco. El último conflicto silenciado lo protagonizan Karim Benzema y Álvaro Morata.

Los dos delanteros del Real Madrid son rivales este año. Compiten por un mismo puesto, por la titularidad junto a Cristiano Ronaldo y Gareth Bale. Benzema tiene claro que a poco que haga, las coses deben seguir como hasta ahora. Morata, en cambio, hará todo posible por cambiar una B de la BBC por la M que encabeza su apellido.

Estas tensiones quedaron más patentes que nunca el sábado en el Bernabéu, durante la goleada sobre el Osasuna (5-2). Morata fue titular, lo que provocó la primera rabieta del francés, que daba por hecho su regreso al once junto a su amigo Cristiano. Una vez dentro del terreno de juego, precisamente en sustitución de CR7 –el cambio estaba pactado–, Benzema y Morata no se dirigieron la palabra. No se pasaban el balón. Ni se miraban.

Con el 'Pipa' en la memoria

Fueron los últimos 30 minutos de partido, y el Madrid bajó el ritmo. Osasuna aprovechó el desconcierto para reducir las diferencias. Y en ataque la cosa seguía igual de estancada. Capacidad de asociación nula entre los dos delanteros. Benzema nunca ha llevado demasiado bien la competencia. Lo pasó mal cuando peleaba con el Pipa Higuaín. Ahora quiere marcar su territorio.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad