Los dos cracks que dejarán pelada la caja del Real Madrid

stop

La cola de las renovaciones se pone preocupante para Florentino Pérez

Modric, Kroos y Sergio Ramos se lamentan tras el empate entre el Madrid y el Borussia en Dortmund | EFE

27 de septiembre de 2016 (22:00 CET)

Lío en el Real Madrid. Florentino Pérez tendrá que rascarse el bolsillo. El máximo dirigente blanco ya sabía lo que hacía cuando decidió no hipotecarse con otro fichaje galáctico este verano. El presidente del Madrid es consciente de que se avecinan costosas renovaciones de futbolistas. Una situación preocupante que le obligará a aumentar el presupuesto de gasto en salarios.

El club blanco gasta cada año más de 500 millones de euros entre sueldos y otros conceptos de gasto –altos directivos, mantenimiento de instalaciones, etc.–, es por ello que cada renovación se mira con lupa. En este sentido, el presidente blanco tiene fama de catalán, ya que es más duro que el club azulgrana a la hora de negociar los aumentos salariales de las estrellas.

Ahora, Florentino se enfrenta a un nuevo problema: Luka Modric y Toni Kroos exigen más dinero. Son titulares indiscutibles en el centro del campo blanco y están muy bien valorados a nivel internacional. Modric termina contrato en 2018, mientras que Kroos en 2020. Ambos cobran bien en estos momentos, pero no tanto como quisieran. Modric está en el momento de ese último 'atraco', pues ya tiene 31 años. Kroos, con 26, tiene tiempo para subir todavía más su caché.

Cristiano y Bale, a la espera

Estos dos futbolistas se suman a otras estrellas del club blanco pendientes de ser renovadas. Los más urgentes son los casos ya conocidos de Cristiano Ronaldo y Gareth Bale. Dos asuntos urgentes que le saldrán muy caros a Florentino. El dirigente blanco aún no ha escogido la forma de abordarlos, y tiene a Cristiano en vilo, a la espera, pese a que termina contrato en 2018. Bale lo termina en 2019, pero exige cobrar los 20 millones brutos que percibe Sergio Ramos.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad