Los cinco enemigos de Cristiano Ronaldo en el vestuario del Real Madrid 

stop

El portugués en el ojo del huracán por su egoísmo 

Cristiano Ronaldo hace el ridículo en Navacerrada | EFE

08 de diciembre de 2016 (18:19 CET)

No le tragan. Cristiano Ronaldo ya no es lo que era. Mientras que Florentino Pérez y Zinedine Zidane siguen bailando a su son, algunos de sus compañeros ya se han plantado.

El crack de Madeira se ganó el respeto y el título de líder gracias a sus actuaciones dentro del terreno de juego. El atacante portugués decidía encuentros, desequilibraba al rival y dejaba boquiabiertos a los presentes con sus toques mágicos.

Sin embargo, parece que la mejor versión de Cristiano ya ha quedado en papel mojado y su rendimiento sobre el verde es más que irregular. Y es que aunque para Zizou siga siendo el intocable sagrado, el astro merengue ya no es el rey en el vestuario.

Una temporada muy gris

Desde que regresase de su lesión al inicio de temporada, Ronaldo no ha mostrado su mejor nivel; no está al 100%.

El delantero madridista ha mostrado un nivel más que irregular, con una sequía goleadora importante, especialmente durante el primer tramo de campaña.

Tan es así que tanto la afición como algunos de sus compañeros de vestuario ya empiezan a hartarse de este carácter divino que parece envolver al futbolista. Cristiano no rinde al nivel que debería hacerlo y nadie le canta las cuarenta.

Como mínimo nadie públicamente, ya que según desvelan varias fuentes internas del club blanco, varios compañeros de la caseta merengue ya comienzan a mostrar su malestar abiertamente a nivel interno.

Le retratan

El egoísmo y el carácter de intocable que tiene CR7 en el Madrid comienzan a disgustar alguno de los jugadores. De hecho, en varios episodios públicos vividos últimamente, se han podido ver caras largas y críticas contra el portugués por su individualidad sobre el césped.

Toni Kroos, Gareth Bale, Marco Asensio, Álvaro Morata y Luka Modric serían los más críticos con esta situación. Se trata de jugadores que apuestan por el equipo, por lo que no desean jugar solo por y para Cristiano. No quieren favoritismos