Lopetegui | EFE

Lopetegui o “Si no lo frena Sergio Ramos se lo come”: el show en el Real Madrid

stop

Lío en el vestuario blanco tras el derbi

30 de septiembre de 2018 (10:08 CET)

El Real Madrid no pudo sumar los tres puntos en el partido de este sábado ante el Atlético. El equipo de Julen Lopetegui no pasó del empate a cero en el derbi. Los blancos tuvieron sus ocasiones, pero no encontraron el gol.

Lopetegui lo intentó de todas las maneras desde el banquillo. Los cambios no funcionaron. Y lo que es peor, algún jugador acabó más que molesto con las decisiones del entrenador. Es el caso de Mariano Díaz.

Mariano, sin minutos

El nuevo ‘7’ del Real Madrid estuvo calentando en la banda durante muchos minutos en la segunda parte. De hecho, el público del Santiago Bernabéu llegó a corear su nombre para que Lopetegui le diera la oportunidad en la segunda parte. Pero ni caso. Julen tenía otros planes.

Mariano tiene al enemigo en casa: “No lo pongas” (lo que pasa en el Madrid) | EFE

Y es que cuando faltaban pocos minutos para el final y el Madrid necesitaba un gol, el míster decidió meter en el campo a Lucas Vázquez y a Vinicius, haciendo debutar al brasileño. Mariano se sintió humillado.

El ex del Olympique de Lyon, que tiene el gol en la sangre, vio como Vinicius le adelantaba a la hora de jugar un derbi. Un chico de 18 años que ni siquiera había jugado antes en Primera División. El enfado de mayúsculo era tremendo. Hasta tal punto que desde el club aseguran que “si no lo frena Sergio Ramos se come a Lopetegui”.

Benzema, pitado

Y es que el madridismo tampoco entiende que Lopetegui cuente tan poco con Mariano. El público del Bernabéu se quedó prendado del catalán con su golazo a la Roma, y son muchos los que creen que merece más minutos.

 

Porque, además, el nivel de Karim Benzema está siendo cada vez más bajo. El francés volvió a cuajar un mal encuentro ante el Atlético de Madrid, e incluso se llevó los pitos de la hinchada al ser sustituido. Mariano pide paso, pero Lopetegui parece no tener ojos para él. La cosa puede acabar mal.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad