Lío en el vestuario del Madrid con un fichaje de Zidane 

stop

El equipo ha empezado la pretemporada en Canadá

Zidane observa a James, con mala cara, en un entrenamiento del Real Madrid | RMCF

20 de julio de 2016 (18:31 CET)

La pretemporada ha empezado movidita para el Real Madrid. Mientras los jugadores internacionales siguen disfrutando de sus vacaciones familiares, la expedición madridista ha viajado a Montreal. Zinedine Zidane ha reunido a sus futbolistas disponibles y ha empezado a trabajar con ellos en Canadá. En este stage, la incorporación más sonada no ha sido la de ningún futbolista, sino la de Antonio Pintus, el nuevo preparador físico. El entrenador francés diagnosticó que la mejorable condición física de los jugadores, les pasó factura en la temporada pasada. Por ello, no quiere volver a pecar de lo mismo y se ha cubierto las espaldas con este fichaje.

Antonio Pintus fue jugador de la Juventus, por lo que Zidane le conoce muy bien. Además, tiene experiencia como preparados físico, ya que antes de aterrizar en el Real Madrid ejerció en el Olympique de Lyon. En este caso, cuando el técnico galo se interesó por él, Pintus no dudó en romper unilateralmente su acuerdo con el club francés. El italiano, de 54 años, es muy conocido por sus estrictos métodos a la hora de entrenar.

El vestuario está a la defensiva

Los rumores de exigencia no han tardado en llegar al vestuario blanco. Y es que los jugadores que ya se encuentran concentrados con el equipo han sufrido en primera persona los duros entrenamientos de Pintus. Se avecinan curvas para los futbolistas, ya que consideran que la dureza de los entrenamientos les puede causar ciertos problemas físicos a algunos jugadores. De hecho, en la primera sesión, algunos jugadores como Danilo y Marcos Llorente no pudieron terminar el entrenamiento por molestias físicas.

Todo esto ya ha llegado a oídos de los pesos pesados de la plantilla. Y es que los más veteranos que han viajado a Canadá, como es el caso de Isco Alarcón, ya se han encargado de avisar a sus compañeros. El nerviosismo por las duras exigencias y la filosofía de Pintus empieza a correr con fuerza por el vestuario merengue. De hecho, tal como desvela ABC, el italiano es uno de los personajes más odiados por los jugadores en los equipos por donde pasa. Le llaman el sargento de hierro por sus extenuantes sesiones de entrenamientos. ¿Aguantarán el alto ritmo los pesos pesados o se plantarán?

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad