Lío de celos en el banquillo del Real Madrid

stop

La goleada en el campo del Betis pone contra las cuerdas a un futbolista internacional

Oferta del Real Madrid para cerrar el fichaje bomba del mercado de invierno

16 de octubre de 2016 (09:41 CET)

Zinedine Zidane volvió a sonreír. El Real Madrid goleó al Betis en el Villamarín (1-6) y la apuesta del técnico francés por Isco tuvo premio doble en Sevilla. Pero la contundente victoria madridista no calmó algunas tensiones internas que amenazan con resquebrajar el vestuario blanco. Álvaro Morata, suplente habitual, está muy molesto con su papel secundario en el equipo.

Morata quiere más minutos. Más protagonismo. En el campo del Betis, el delantero internacional fue suplente y no sustituyó a Benzema hasta el minuto 74. En Sevilla apenas pudo jugar un cuarto de hora y lamentó que Zidane diera antes entrada a Lucas Vázquez por Kovacic (minuto 65).

El gol de Benzema (minuto 31) también fue un duro golpe para Morata, quien hasta ahora había proclamado en sus círculos de confianza que él estaba en mejor forma que el francés. Pero sabe el internacional español que Karim es uno de los protegidos de Zidane y que tiene una buena sintonía con Cristiano Ronaldo.

Morata no está contento. Sabía que la titularidad en el Madrid estaba complicada, pero esperaba tener una mayor incidencia en el equipo. En verano, algunos compañeros de la selección española le recomendaron que forzara su traspaso a un club de la Premier porque lo tendría muy difícil para jugar con la BBC. Los malos presagios se están cumpliendo y el delantero no descarta ningún escenario a medio plazo. Si no gana protagonismo, en verano podría plantearse su salida del club. En Inglaterra y en Italia tiene un gran cartel.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad