Las tres enganchadas de Cristiano Ronaldo con jugadores del Madrid en Dortmund

stop

El portugués pagó su enfado con tres compañeros

Cristiano Ronaldo en Alemania | EFE

27 de septiembre de 2016 (14:15 CET)

Enfadado. Cristiano Ronaldo aún arrastra el mosqueo del pasado sábado. El crack portugués fue sustituido en el minuto 72 ante Las Palmas en un partido que no estaba resuelto. El Real Madrid acabó empatando este encuentro, por lo que el debacle del equipo de Zinedine Zidane aún se hacía más evidente. El entrenador galo afirmó en rueda de prensa que su intención era dosificar al luso con este cambio en vistas al partido de Champions, pero sin embargo, parece que el competitivo jugador no entendió la decisión del técnico.

Este enfado parece que aún perdura en el equipo blanco, ya que en el entrenamiento del pasado lunes en Alemania, se pudo observar a un Cristiano considerablemente afligido. El delantero de Madeira pagó su cabreo con algunos de sus compañeros. Y es que los 15 minutos de puertas abiertas en la sesión preparatoria dieron mucho de sí. En el ejercicio del rondo, se pudo ver al futbolista resoplando, con caras largas y muy tenso. De hecho, hubieron tres acciones muy poco conciliadoras que evidenciaron el mosqueo del luso.

Los tres episodios que retratan a Cristiano

El primero episodio se vivió justo empezar el rondo. James Rodríguez se encontraba en el centro del círculo cuando un balón le tocó y, sin intención, cayó de mala manera sobre un dedo de la mano izquierda de Cristiano. Al parecer, Ronaldo se hizo daño y su reacción fue sorprendente: el portugués cogió una de las pelotas que estaba cerca y le dio una patada que la mandó a la grada.

Sin embargo, aquí no quedó todo. El segundo episodio tuvo como víctima a Danilo. El de Madeira se molestó con su compañero porque no le apoyó en un balón: "Si no nos apoyamos estamos así hasta el lunes", le dijo el portugués sin cortarse un pelo. Las palabras del delantero no cayeron nada bien al brasileño que, consciente de que le estaban grabando, decidió no contestar.

Cristiano aún tenía más por repartir. Gareth Bale y Karim Benzema también recibieron. En el segundo rondo, Ronaldo se lanzó hasta en dos ocasiones con vehemencia a los pies de sus compañeros de la BBC. Las dos duras entradas no cayeron nada bien al galés y al francés que no quisieron entrar al trapo, pero sabían que la intensidad era desmesurada teniendo en cuenta que era el inicio de un entrenamiento.

Tres episodios desagradables, que dejan entrever el malestar del jugador portugués. Cristiano no está rindiendo a su nivel habitual, por lo que el primero en molestarse es él mismo. Esta noche de martes tendrá la oportunidad de callar bocas y demostrar que sigue brillando.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad