Las tensiones con un galáctico ponen en jaque al Real Madrid

stop

Zidane muestra su cara más amarga cuando le preguntan sobre un futbolista en concreto

Isco, Casemiro y Sergio Ramos persiguen al español del Bayern Juan Bernat | EFE

04 de agosto de 2016 (10:40 CET)

Tensiones en el Real Madrid. Los blancos ganaron por la mínima al Bayern Múnich, en un encuentro donde quedó evidenciado que todavía falta mucho engranaje en el equipo que entrena Zinedine Zidane. El técnico no está satisfecho con la actual plantilla y está cansado de aguantar a determinados jugadores. Hay uno en concreto que genera tensiones: James Rodríguez.

El nombre del colombiano sale en todas las ruedas de prensa y Zidane trampea las preguntas como puede. Como si se tratase de una carrera de obstáculos, puesto que la realidad es que el trato entre ambos es mínimo y la confianza, nula.

El francés trata de ser cortés ante los medios de comunicación porque sabe que James tiene un caché elevado y podrían venderlo caro, a pesar de su floja segunda temporada. Sin embargo, nunca le muestra el afecto y la empatía que tiene con otros jugadores. La tensión se palpa.

Evita cualquier elogio

Este jueves, después del partido, Zidane fue nuevamente interrogado sobre James, que disputó sus primeros 45 minutos. No dijo nada positivo y se limitó a confirmar que "va cogiendo el ritmo poco a poco, el proceso normal para los que inician la competición después del verano". Ningún elogio. Evitó en todo momento pronunciar buenas palabras sobre él. Es una constante.

En la previa del partido, además, le mandó un peligroso recado. Zidane recordó que la posición de mediapunta tiene exceso de efectivos. James es el mediapunta por excelencia del equipo, el único híbrido que es tan centrocampista como delantero. El otro que asume ese rol es Isco Alarcón, otro que no goza de la entera confianza del técnico. El colombiano parece sentenciado.   

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad