La lista de la compra de Florentino Pérez en el Mundial de Rusia | EFE

Las siete patatas calientes de Florentino Pérez en el Real Madrid (y una que quema mucho)

stop

El presidente blanco se prepara para afrontar unas complejas negociaciones

06 de septiembre de 2017 (21:34 CET)

Uno de los motivos que ha llevado a Florentino Pérez a no perder la cabeza en el mercado de fichajes veraniego es obvio. La columna vertebral de su plantilla es joven y tras los éxitos cosechados es mejor mantener la estabilidad.

Esta estabilidad, no obstante, no se consigue sólo no alterando el clima de paz establecido con la contratación de una gran estrella. También se mantiene reconociendo los méritos de cada uno con jugosas renovaciones de contrato.

La maquinaria administrativa del Real Madrid está calentando los motores para acometer meses de negociación que permitan mantener la jerarquía salarial dentro de la plantilla.

Tras la oficialización de la renovación de Isco –que debería producirse antes de acabar septiembre si el malagueño ve consagrada su titularidad – el presidente blanco deberá acometer hasta siete mejoras salariales, pero una de ellas está al borde del abismo.

El mayor problema del presidente

El propio Zinedine Zidane, Marcelo, Carvajal y Varane terminan contrato en 2020- pasarán por el despacho de Florentino para ver mejorados sus emolumentos. Casemiro y Asensio, cuyo acuerdo termina en 2021 y 2022 respectivamente, seguirán los pasos de sus compañeros para reclamar una mejora de acuerdo a su peso en el equipo.

El cabo suelto que deberá afrontar el magnate merengue es la renovación de un futbolista que él mismo fue a fichar a la puerta de su casa. Karim Benzema termina contrato en 2019, por lo que el próximo verano estaría en una posición de fuerza para marcar sus condiciones bajo el riesgo de salir gratis al año siguiente.

El dilema de Florentino Pérez pasa por alargar las negociaciones hasta ese momento y aceptar una oferta por el delantero en una posición de desventaja, o renovar a un nueve que está en el punto de mira por su falta de gol y que además entrará en la treintena.

Esta es la novena temporada de Benzema en el Real Madrid y su trayectoria ha amortizado los 35 millones de euros invertidos en su momento. Florentino medita pausar la renovación del delantero para venderlo el próximo verano. Una mala temporada del galo le dejará desprotegido de Zidane, y todavía puede dejar un buen dinero en la caja blanca.