Las peleas de Cristiano Ronaldo con jugadores del Real Madrid 

stop

El delantero portugués denuncia que su liderazgo es cuestionado en la plantilla blanca

Cristiano Ronaldo se viste de héroe frente a su Sporting de Portugal | EFE

23 de septiembre de 2016 (11:27 CET)

Cristiano Ronaldo está nervioso. Nervioso y preocupado. El delantero portugués ha tenido varios encontronazos con sus compañeros en las últimas semanas y no quiere perder los privilegios de los últimos años. Con el ego muy elevado, CR7 no negocia su liderazgo en el equipo y exige un trato especial. El que merece cualquier jugador que ya ha ganado tres veces el Balón de Oro y que, salvo sorpresa mayúscula, logrará el cuarto en unos meses.

Los buenos resultados del Real Madrid (líder en la Liga, con tres puntos de ventaja respecto al Barça) tapan algunas tensiones. Algunos problemas de difícil resolución. Zinedine Zidane detecta mucha relajación en el equipo y Cristiano Ronaldo intuye que muchos futbolistas no respetan su liderazgo. Públicamente no señala a nadie, pero su relación con Gareth Bale es cada vez más complicada.

Cristiano Ronaldo y Bale no se hablan desde hace mucho tiempo y el portugués no olvida que Jonathan Barnett, el representante del galés, dijo de él que era un "vendedor de calzoncillos". En el último partido contra el Villarreal, CR7 se encaró con Bale cuando éste culminó una jugada y no quiso pasarle el balón. Cristiano también se las tuvo con Danilo y con Kovacic en otros lances del encuentro.

"Cristiano Ronaldo está muy nervioso, muy sensible", aseguran fuentes del vestuario del Real Madrid. "El mayor problema es que el reclama el liderazgo total del equipo, pero ya no es el futbolista desequilibrante de antes que resolvía todos los problemas con sus goles. Bale, por ejemplo, cree que hizo más méritos que él en la pasada Champions", añade la misma fuente.

Zidane, de momento, intenta calmar los ánimos y se limita a decir que Cristiano Ronaldo, como Bale y Benzema, jugarán siempre que quieran. En privado, no obstante, admite que está preocupado y lamenta que el portugués quiera jugar siempre. Con molestias crónicas en la espalda y en las rodillas, a CR7 le convendrían algunos descansos que se niega a pactar con su entrenador.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad