La venganza que pone a Florentino Pérez (y al Real Madrid) contra las cuerdas ("Va a por el presidente como un loco") 

stop

El gran desertor merengue toma la palabra

Florentino Pérez prepara un acuerdo bestial para el Real Madrid | EFE

27 de marzo de 2017 (19:13 CET)

Un golpe sobre la mesa. Zinedine Zidane está aprovechando el parón de selecciones para trabajar con los hombres que no han viajado con sus cuadros nacionales.

Poco a poco, el técnico galo va recuperando efectivos. Y es que tras el éxodo internacional, los jugadores van regresando paulatinamente a Valdebebas.

Con la Liga en juego y la Champions en su punto álgido, el Real Madrid necesita toparse con la regularidad. El momento clave de la temporada ha llegado, por lo que ahora no vale fallar. Cara o cruz.

La Champions en juego

En este caso, la competición nacional está en manos de los blancos. Líderes de la tabla con un partido menos jugado y dos puntos más que el Barça, el cuadro de Zidane está totalmente volcado en la Liga de Campeones.

El próximo 12 de abril, la máxima competición europea se reanuda con un plato fuerte. El Real Madrid viaja a Alemania para medirse al Bayern de Múnich en los cuartos de final.

Los madridistas intentarán ampliar su racha de victorias en el país germano, aunque conseguir el billete a semifinales no será coser y cantar. Frente a frente tendrán a un rival muy duro de roer y a un viejo conocido.

Carlo Ancelotti se juega su primera temporada al frente del Bayern. Y es que vencer a los madridistas, que en 2015 forzaron su salida por la puerta de atrás, sería la mejor manera de descorchar un curso ganador en Múnich.

En esta línea, Uli Honeness, presidente de la entidad alemana, ha hablado sin tapujos de la eliminatoria de Champions para As. "Ancelotti conoce al Real Madrid y a sus jugadores como la palma de su mano, Carlo tiene ambición por echarles ya que su adiós allí no fue de lo más agradable".

El cuadro blanco deberá pagar los platos rotos de Florentino Pérez. El presidente merengue retiró su confianza al italiano y le dejó en la palestra. Todo vuelve y ahora Ancelotti cocina quiere callar bocas. La venganza se sirve en frío.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad