La última puñalada de Isco a Florentino Pérez (y al Real Madrid)

stop

El andaluz lanza un órdago al presidente

Foto 2 Pemento_300x497

11 de mayo de 2017 (09:50 CET)

Se volvió a salir. Como cada vez que Zinedine Zidane le da la oportunidad, Isco Alarcón volvió a brillar. El de Benalmádena fue titular ante el Atlético de Madrid, como en el partido de ida, y al margen de los tres goles de Cristiano Ronaldo, fue clave en el pase a la final.

El malagueño fue el autor del gol que cortaba la hemorragia que sufrió el Real Madrid en el Vicente Calderón y supo dormir el partido cuando el equipo lo necesitaba. En ocasiones incluso desquició a los colchoneros con sus largas posesiones y continuados regates.

Golpe en la mesa

Los rojiblancos lograron ponerse peligrosamente 2-0 en el marcador, pero antes del descanso Isco recogió un rebote después de una parada espectacular de Oblak para establecer el 2-1 que ponía las cosas muy cuesta arriba para los del 'Cholo' Simeone.

El rendimiento del centrocampista, ya no solo en este partido, está devolviendo al primer plano del escaparate al ex del Málaga, pero también está poniendo en una difícil tesitura a los responsables blancos.

El jugador termina contrato en el 2018 y desde el Madrid le quieren renovar con tal de que no se vean obligados a venderlo este verano a 'low cost' para evitar que la temporada que viene se marche con la carta de libertad, con el peligro que ello conlleva de que recale en el FC Barcelona.

La sartén por el mango

Pero con cada partido que disputa su caché sube, y con él su renovación. El nivel que está demostrando el futbolista en los últimos partidos está dejando sin salida a Florentino Pérez, que tendrá que aceptar las peticiones del andaluz si quiere mantenerlo en Chamartín y evitar su fuga al Barça.

El media punta exige en la T4 del Santiago Bernabéu que se le iguale la oferta que tiene del Manchester City, que roza los 10 millones de euros. Y subiendo. En los despachos temen que si sigue marcando goles llegue a pedir que se le iguale la ficha a CR7.

El futbolista está tranquilo. Isco está centrado en la oportunidad que tiene entre manos. Ya habrá tiempo en verano para hablar de cifras.

A falta de cuatro partidos para terminar la temporada,  Alarcón sabe que todavía tendrá más ocasiones para terminar de demostrar a los dirigentes que su renovación es imprescindible si no quieren perder a uno de los mejores centrocampistas del mundo. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad